Barroso y Topolánek confían en una pronta ratificación del Tratado de Lisboa

Mirek Topolánek y José Manuel Barroso (Foto: CTK)

Tras la reunión con el primer ministro checo, Mirek Topolánek, el presidente de la Comisión Europea, José Manuel Barroso, valoró positivamente los preparativos de la República Checa para la presidencia de la Unión Europea y expresó su esperanza en una pronta ratificación del Tratado de Lisboa.

Mirek Topolánek y José Manuel Barroso (Foto: CTK)
José Manuel Barroso elogió a la República Checa por prepararse bien para la presidencia de la Unión Europea, el próximo año. Destacó que el primer ministro, Mirek Topolánek, tiene una idea clara sobre las prioridades checas y le expresó su apoyo.

Topolánek, por su parte, señaló que la Comisión Europea y el Gobierno checo persiguen los mismos objetivos.

“La Comisión Europea presidida por José Manuel Barroso y el Gobierno actual de la República Checa encuentran respuestas idénticas a la mayoría de las cuestiones sustanciales”, recalcó Topolánek.

José Manuel Barroso recordó que la República Checa probablemente será el primer país en presidir la Unión Europea después de la esperada ratificación del Tratado de Lisboa, que implementará nuevas reglas en el funcionamiento de los órganos europeos. Ambos políticos expresaron su confianza en que los países comunitarios validen el Tratado antes de finales de este año.

De los 27 miembros de la Unión Europea, 13 no han ratificado aún el documento, entre ellos, la República Checa. Su Gobierno solicitó al Tribunal Constitucional checo que examine el Tratado, para ver si está o no en contradicción con la Constitución del país. Barroso destacó que la República Checa tiene pleno derecho a hacerlo y consideró su actuación como legítima.

El viceprimer ministro para Asuntos Europeos, Alexander Vondra, sostuvo que los preparativos de la República Checa para la presidencia de la Unión Europea cuentan con la eventualidad de que el Tratado de Lisboa no sea ratificado. Según Vondra, Irlanda representa el mayor peligro, ya que decidirá sobre el Tratado en un referéndum. “Tenemos que estar preparados para la posibilidad de que Irlanda diga no al documento”, señaló Vondra.

Durante su visita a Praga, el presidente de la Comisión Europea se entrevistó también con el presidente Václav Klaus y con los primeros ministros de los países del Grupo de Visegrado, de Eslovenia y de los países bálticos.