Ayudando a los emprendedores extranjeros a orientarse en Chequia

Фото: Carl Dwyer / Stock.XCHNG

Emprender un negocio en la República Checa puede llegar a ser una pesadilla para un extranjero que no domina bien el checo y no conoce los procedimientos locales. Desde hace ya nueve años la organización no gubernamental GLE trata de paliar este problema organizando cursos de orientación y tejiendo una red de contactos entre los pequeños empresarios extranjeros.

Foto: GLE
Según el índice internacional Doing Business, la República Checa está en la posición 44 del mundo, un puesto aparentemente exitoso pero que esconde algunos puntos oscuros: el país se sitúa en la posición 110 en cuanto a facilidad para abrir un negocio y 119 para pagar impuestos, según datos de este año. Se trata de obstáculos que se agigantan si uno es, o desea ser, pequeño empresario o autónomo, y, sobre todo, si además se es extranjero y por tanto ni se domina el idioma local ni se tiene conocimiento del intrincado laberinto de oficinas públicas de la administración checa.

Suavizar estos escollos es el objetivo de la organización no gubernamental (ONG) GLE, que desde 2005 opera en la República Checa como filial de Greater London Enterprise, una compañía británica enfocada en la integración de extranjeros y de la que GLE heredó el know how.

Una asesoría gratuita

GLE ofrece consultoría de forma gratuita a través de correo electrónico y en muchos casos, si es necesario, mediante entrevistas personales, pero su actividad principal es en la actualidad la organización de seminarios para emprendedores extranjeros. Los asistentes son informados sobre los distintos procedimientos y aconsejados sobre cómo desenvolverse en la administración checa, explica la directora de la organización, Michaela Čápková.

Michaela Čápková, foto: GLE
“Lo que vemos como especialmente difícil es la orientación. A menudo los extranjeros no se saben orientar, no tienen acceso a la información que sí tiene un ciudadano checo porque no domina el idioma con el nivel necesario para leerse la ley. En eso es donde ayudamos nosotros, para que lleguen a la información esencial y que sepan dónde dirigirse, porque por supuesto tenemos en Chequia una gran cantidad de instituciones, y cada una se encarga de algo distinto, y para los extranjeros es confuso: no saben dónde tienen que solucionar según qué problema, quién tiene responsabilidad de qué y dónde ir”.

En este sentido, la ONG ha editado una guía para extranjeros emprendedores en inglés, ruso y checo, disponible gratuitamente a través de Internet, comenta Čápková.

“En el marco de nuestro proyecto hemos creado una guía para empresarios principiantes. Ahora está un poco anticuada, ya que es del año 2010, y algunas partes sobre finanzas ya no son válidas. Pero lo básico, a qué instituciones dirigirse en cada caso, todavía son actuales”.

Lo importante es hacer contactos

Foto: GLE
El segundo objetivo principal de GLE es poner en conocimiento a los empresarios extranjeros entre sí y darles así el trasfondo que tendrían en sus países de origen pero del que carecen en la República Checa. Para ello organiza en colaboración con el Ayuntamiento de Praga encuentros regulares, los llamados “miércoles de networking”, en los que los asistentes se conocen y ponen en común sus experiencias.

Este conocimiento mutuo y tener a quién recurrir en esencial para la integración de este tipo de extranjeros en la sociedad checa, explica Čápková.

“Faltan los contactos, una red de contactos de los extranjeros entre sí y con la comunidad checa, y eso es lo que queremos apoyar. Y también la transmisión de las experiencias de cada uno en la práctica, que es muy importante para los empresarios. Todavía no contamos con la capacidad de hacerlo nosotros mismos, así que nos limitamos a proporcionar a nuestros clientes los conocimientos básicos y luego intermediarles el contacto con un mentor”.

Hablante de ruso y con interés en abrir un restaurante

El perfil de los extranjeros que recurren a los servicios de esta ONG es en principio menos amplio de lo que podría parecer a simple vista. El 80% de los casos que llevan son ciudadanos de países ex soviéticos, sobre todo de Rusia y Ucrania, y los emprendedores de otras zonas geográficas, América Latina, por ejemplo, solo aparecen de forma ocasional.

Foto ilustrativa: Katsyarina Prakofyeva
El motivo no es que los extranjeros de habla no rusa no necesiten asesoría, sino del distinto grado de integración que facilita el dominar una lengua parecida al checo, opina Čápková.

“Los extranjeros de habla rusa, o cuya lengua es eslava, tienen más fácil el introducirse en el medio checo y se orientan más rápidamente en él. Los extranjeros que provienen de otras culturas tienen una barrera lingüística mayor y les cuesta más ubicarse y entablar contacto con los servicios necesarios. Otra cuestión es que los extranjeros que vienen de Estados Unidos, y son el tercer grupo más numeroso, son capaces de desenvolverse en inglés, lo que ahora en Chequia es más sencillo, hay muchos documentos traducidos al inglés, y por eso no necesitan tanto apoyo”.

De hecho, Michaela Čápková no duda en considerar el idioma como una de las principales barreras, aunque no insalvable, sostiene.

“En las oficinas públicas el dominio de idiomas de los funcionarios sigue estando a un nivel por debajo de lo deseable. Lo entiendo, no podemos querer que los funcionarios hablen diez lenguas, es imposible. Por eso es buena idea utilizar los servicios de traductores e intérpretes, que hoy día existen y hay organizaciones que los forman. De esta forma se puede intermediar entre los extranjeros que hablan peor checo y las instituciones públicas. Pero la verdad es que el trato con estas instituciones es duro incluso para los checos, así que mucho más para un extranjero. Así que esta barrera sigue siendo grande”.

Foto ilustrativa: Vendula Kosíková
Un caso aparte son los vietnamitas, que aunque conforman ya una de las principales minorías de la República Checa, no se sirven en absoluto de los servicios de GLE ni de otras organizaciones similares, al contar con sus propios circuitos de asesoría jurídica, contabilidad, traducciones, etc.

Dejando a un lado la nacionalidad, a GLE acuden cuatro perfiles de clientes, detalla su directora.

“Uno de los tipos es una persona que se interesa por emprender, quiere averiguar algo y viene para obtener información, escucha y luego decide si llega más lejos. Luego tenemos a los extranjeros que tienen experiencia con los negocios en sus países de origen y que tienen problemas para encontrar en nuestro país un trabajo que se corresponda a su cualificación. Ven la apertura de un negocio como una manera de hacer algo que saben y que les gusta. Vienen normalmente con una idea, y eso hace que sea muy agradable trabajar con ellos. Saben parcialmente de qué va el tema y más bien necesitan saber cómo funciona en Chequia”.

Otro tipo de interesado son los inmigrantes que han obtenido la residencia en Chequia con el propósito oficial de iniciar actividades empresariales pero que realmente estaban interesados en obtener la residencia de cualquier manera y ahora no saben cuáles son sus obligaciones y qué pasos dar. También abundan los extranjeros que llevan ya un tiempo trabajando como empleados en el país pero que necesitan otro desarrollo personal y planean abrir un negocio.

Foto ilustrativa: FreeImages
En cuanto a los sectores que atraen con más fuerza a los extranjeros, destaca por encima de todos la hostelería, aunque su importancia es engañosa.

“Las preguntas más frecuentes tienen que ver siempre con los restaurantes. Nos encontramos con el tema de forma habitual. Pero solo pocos extranjeros llegan a hacer realidad este tipo de negocio, yo en mi trabajo no me he encontrado con ningún caso. Es uno de los tipos de establecimientos más complicados, y necesita una gran inversión inicial".

A la hora de la verdad los negocios que suelen tener éxito son los relacionados con la formación del emprendedor. En los casos trabajados por GLE abundan los trabajadores autónomos dedicados a obras y reparaciones o al trabajo con gente de una u otra manera, como por ejemplo la enseñanza de idiomas.

Autor: Carlos Ferrer
palabra clave:
audio