Aviones del Ejército viajan a Japón para repatriar a ciudadanos checos

La catástrofe en Japón, foto: ČTK

El Ejército envió aviones para repatriar a los checos que se encuentran en Japón; los políticos sostienen que las plantas nucleares nacionales son seguras; graves fallos en el censo de la población.

La dañada central nuclear Fukushima, foto: ČTK
Todos los diarios dedican grandes espacios en primera página a la catástrofe en Japón. El peligro que representa la dañada central nuclear Fukushima y los problemas de abastecimiento de agua potable y alimentos que afectan a los damnificados.

Las fotografías del horror, consecuencia del terremoto y tsunami que borraron del mapa parte de Japón, alternan en las páginas de la prensa checa.

El diario Lidové Noviny informa del envío de dos aviones del Ejército checo que partieron este martes de Praga con el fin de repatriar a los ciudadanos checos que se encuentran en Japón.

De acuerdo con informaciones del Estado Mayor del Ejército, la embajada de Chequia en Tokio determinó que las mujeres y los niños tendrán preferencia para volver al país. En Japón se encuentran, además de turistas, y hombres de negocios, más de 100 músicos de la Orquesta Filarmónica Checa que realizaba una gira artística en ese país.

La decisión de enviar aviones del Ejército a Japón fue tomada por el primer ministro Petr Nečas en una sesión extraordinaria con la asistencia del ministro de Defensa, Alexander Vondra y el ministro de Relaciones Exteriores, Karel Schwarzenberg, subraya Lidové Noviny.


Dana Drábová
Mientras que en Europa han empezado a sonar todas las alarmas del peligro nuclear, los políticos checos insisten en que las centrales nacionales son seguras y que no hay de qué preocuparse.

El diario Hospodářské Noviny se refiere a las palabras del jefe del Gobierno, Petr Nečas, quien aseguró que está en permanente comunicación con la presidenta de la Oficina Estatal para la Seguridad Nuclear, Dana Drábová, por lo que no hay lugar para la histeria en los medios de comunicación.

Entretanto, el ministro del Medio Ambiente, Tomáš Chalupa, sostuvo que si bien lo ocurrido en Japón es terrible y es de preocupación general, en la República Checa no existe razón alguna para hacer de la energía nuclear un tema de debate político.

El eurocomisario de Energía, Günter Oettinger, expresó que lo ocurrido en Japón es una advertencia, y que los europeos deben meditar sobre el futuro de la energía nuclear en el Viejo Continente.

La canciller de Alemania, Angela Merkel, ordenó el cierre de las siete plantas atómicas más antiguas de su país, al menos mientras dura la moratoria de tres meses para verificar la seguridad de este tipo de instalaciones, recordó el diario Hospodářské Noviny.


Foto: Štěpánka Budková
Cambiando de tema el diario Mladá Fronta Dnes informa que el censo de la población, una de las grandes actividades de este año en la República Checa ha empezado mal.

Miles de ciudadanos se quejan de que los comisarios no les han entregado los cuestionarios y que resulta imposible comunicarse telefónicamente con el centro de atención al cliente.

El ministro del Interior, Radek John, responsable del censo asegura que los problemas surgidos se deben a la mala organización de la empresa Correos checos y al Gobierno anterior encargado de los preparativos.

Durante el último censo, realizado hace diez años, se contó con un total de 45.000 comisarios, que repartieron los cuestionarios casa por casa, pero en la actualidad se convocó solo a 11.300.

Muchas personas se quejan de que los comisarios no visitan los hogares y que en las Oficinas de Correos no tienen cuestionarios. “Se trata de una verdadera chapuza que ha costado millones de euros” citó el diario Mladá Fronta Dnes a uno de los ciudadanos afectados.