Atarés: Fusión checa y cubana en un mismo grupo musical

Atarés, foto: www.atares.cz

En la escena musical checa desde abril de 2002, el grupo Atarés ahora quiere editar su primer álbum y de esta manera, difundir su música de estilo cubana.

Atarés, foto: www.atares.cz
Atarés es un grupo centrado principalmente en la música cubana pero con una gran paradoja, sólo uno de los miembros es de sangre latina, el resto, de Chequia y Rusia. Pese a esta contradicción, los cinco componentes logran fusionar sus talentos musicales hasta conseguir lo que hasta ahora consideran su nota distintiva: unos ritmos cubanos mezclados con otros géneros como son el jazz, el funk o el rock. Atarés aprovecha las diversas variedades musicales que tiene a su alcance y crea una reciprocidad entre ellas, como explica el vocalista cubano del grupo, Francisco Hernández.

“Se dedica a hacer música cubana, con influencia de la música europea también, porque no es completamente cubano, sino que está fusionado porque aquí, en esta parte de Europa, existe el jazz, el rock, el pop, que son cosas que también alimentan a la música cubana, porque nosotros los cubanos también tenemos la alimentación de la música europea, como también ellos tienen de la nuestra, la música cubana, la clave pa-pa-pa-pa-pa, eso es muy característico entre nosotros”.

Francisco Hernández, foto: www.atares.cz
Cinco son los miembros de Atarés y cada uno de ellos cuenta con una importante trayectoria profesional en el panorama musical. Francisco Hernández es quien pone la voz a la combinación de sonidos que fluyen de los distintos instrumentos musicales: la guitarra, el piano, el bajo, el saxofón y la batería. Pero casi todos menos Francisco han tenido una educación estricta en el campo de la música clásica, algo que puede parecer no encajar en este grupo, ya que es esencialmente de carácter y ritmo latino, como destaca el propio vocalista.

“Son muy buenos músicos porque tienen una tradición, de por sí la cultura de orquestras sinfónicas. Es un régimen muy fuerte de enseñanza en esta parte de Europa como también por la parte de Rusia. Tienen un régimen muy fuerte en la cultura de la música clásica. Es muy difícil a la gente que hace música clásica, incorporarse a hacer música latina”.

En cuanto al repertorio musical, se trata de adaptaciones principalmente de la conocida banda Buena Vista Social Club. Quieren rememorar la célebre edad de oro de la música cubana, comprendida entre los años 30 y 50, así como también incidir en los estilos de la danza tradicional como el cha-cha-cha o el bolero, dice Francisco.

Buena Vista Social Club
“Son las mismas canciones de Buena Vista, generalmente. Eso es lo que se vende actualmente en todo el mundo, es lo que está interesando porque no sólo es Buena Vista Social Club. El problema es que eran músicos requete muy buenos, que estaban olvidados, estaban en un cementerio, olvidados completamente y esa es la verdadera cultura, el verdadero patrimonio de la cultura cubana”.

El grupo Atarés lo tiene muy claro, es necesario conocer las raíces de la cultura de la música para poder sentirla y transmitirla al público. Y ellos han encontrado en Buena Vista Social Club a los maestros de su música, ya que como afirma Francisco, “por muy creador que seas, necesitas la base de una escuela”. ¿Su próxima creación? Agrupar toda la esencia de su música en un disco que valga la pena.

Autor: Marta Agraz
palabra clave:
audio