Antonín Dvorák y su "Nuevo mundo"- IV parte

r_2100x1400_radio_praha.png

Estimados amigos, con motivo del Año de la música checa les ofrecemos una serie dedicada a los más destacados compositores checos. Hoy les presentaremos el cuarto y último capítulo sobre la figura de Antonín Dvorák, quien fue invitado en 1891 a encabezar el Conservatorio Nacional de Música de EE.UU.

Antonín Dvorák viajó a EE.UU. en septiembre de 1892. Su estancia de tres años en ultramar resultó muy fructífera para él. Este nuevo entorno y el conocimiento de otras culturas, como la indígena, le impresionaron profundamente y le sirvieron de nueva y rica fuente de inspiración.

Dvorák se dedicó intensamente a su trabajo en el Conservatorio Nacional de Música de EE.UU., entusiasmado por el hecho de que la escuela estaba abierta a todos, independientemente del color de piel o de los recursos financieros de los alumnos. Además, aprovechaba cada momento libre para componer.

Esta nueva atmósfera e impresiones quedaron plasmadas por Dvorák en la sinfonía "Del Nuevo Mundo", que tuvo su estreno en 1893 en Carnegie Hall. La obra abunda en hermosos motivos musicales inspirados por la música negra e indígena, así como por la nostalgia por la patria lejana.

Dvorák compuso en EE.UU. también el Cuarteto para cuerdas en Fa mayor, así como los excelentes "Cantos bíblicos", sobre el texto de los salmos del Antiguo Testamento.

El compositor regresó al país en 1895. Reanudó su trabajo en el Conservatorio de Praga y comenzó a centrar sus esfuerzos sobre la ópera, impulsado por el deseo de escribir obras comparables a las de Smetana.

Así surgieron las óperas "El diablo y Catalina", "La ondina" y "Armida". Las tres fueron recibidas positivamente por el público. Sin embargo, la mayor fama y popularidad la consiguió la sumamente lírica y poética ópera "La ondina", estrenada en 1901. Compuesta sobre el libreto de Jaroslav Kvapil, "La ondina" abre ante el espectador un mundo mágico, habitado por ninfas, genios de las aguas y hechiceras. Esta obra está considerada como una esencia de la maestría y la invención melódica de Dvorák.

En marzo de 1904, durante la primera presentación de la ópera "Armida", Dvorák se sintió mal y se vio obligado a abandonar al teatro antes de que finalizara la función. Falleció pocos días después, el primero de mayo de 1904, dejando a la nación checa una rica herencia de significado universal.