Activistas de Derechos Humanos en contra del envío de armas checas a Egipto

Foto: Fuerzas Armadas Checas

Activistas de Derechos Humanos denuncian que armas de producción checa podrían utilizarse para la represión interna en Egipto. El capítulo checo de Amnistía Internacional critica las intenciones de la empresa Česká Zbrojovka Uherský Brod de vender miles de pistolas al Gobierno egipcio, pese a que la UE acordó suspender la exportación de armas a ese país.

La empresa Česká Zbrojovka Uherský Brod, una de las principales de la industria armamentística checa ganó una licitación internacional para el suministro de casi 80.000 pistolas tipo CZ 75 para el Ministerio del Interior de Egipto.

Se trata de uno de los mayores pedidos en la historia de la empresa surgida en 1936. A pesar de disponer del permiso del Ministerio de Relaciones Exteriores checo y de las licencias pertinentes el negocio no se ha podido cerrar.

Los activistas de Derechos Humanos denunciaron que las armas pueden ser utilizadas en operativos contra los ciudadanos, según indicó a la Televisión Checa, Martina Pořízková, portavoz de Amnistía Internacional.

Jiří Hynek, foto: Fuerzas Armadas Checas
“Carecemos de garantías suficientes de que las pistolas checas no serán utilizadas en acciones de represión interna contra manifestantes indefensos”.

Los fabricantes de armas aseguran que las pistolas son para la Policía y que se emplearán en la lucha contra el crimen organizado y para la protección de turistas, explicó Jiří Hynek, presidente de la Asociación de Fabricantes de Armas de la República Checa.

“En ningún reportaje de la televisión he visto que se usen pistolas durante la represión de manifestaciones o la violación de los Derechos Humanos”.

Además de las críticas de los activistas, los fabricantes de armas han topado con otra dificultad, para entregar las pistolas necesitan llevar a puerto su mercancía y Alemania declaró que no permitirá que transiten por su territorio armas para Egipto.

Foto: ČT24
Los representantes de la industria armamentística checa se han dirigido a la Unión Europea en busca de ayuda. Insisten en que Chequia ganó la licitación para el suministro de pistolas a Egipto en una contienda en la que participaron las principales fábricas de armas mundiales, insistió Hynek.

“Las pistolas no son para la represión interna, son para combatir la criminalidad. Nosotros no estamos pidiendo a los alemanes que tomen una decisión política, únicamente queremos que nos abran sus puertos”.

En agosto del año pasado la Unión Europea acordó suspender los permisos de exportación de armas que puedan ser utilizadas para la represión interna en Egipto y se comprometieron a revisar la asistencia que se ofrece a ese país en materia militar y de seguridad.