Vuelve Petr Lessy a la presidencia de la Policía

Martin Pecina (a la izquierda) y Petr Lessy, foto: ČTK

El ministro del Interior, Martin Pecina, destituyó al presidente de la Policía, Martin Červíček, argumentando que su nombramiento no estuvo acorde con la ley. De esta manera el ministro busca poner fin a la ambigua situación que vivió el Cuerpo de Policía, que tenía dos presidentes.

Martin Pecina (a la izquierda) y Petr Lessy, foto: ČTK
El presidente de la Policía checa, Petr Lessy, fue destituido por el antiguo ministro del Interior, Jan Kubice, por sospechas de abuso de poder. Lessy acudió a los Tribunales con el fin de aclarar la situación surgida y limpiar su nombre.

Después de un tedioso proceso, el juez absolvió a Lessy de toda culpa, por lo que el ministro del Interior, Martin Pecina, decidió devolverle el cargo. Topó, sin embargo, con un problema, el presidente policial Červíček amparado en la ley exigió razones de peso para su destitución.

En declaraciones a los medios de comunicación el ministro Pecina anunció la decisión de cesar a Červíček y devolver el cargo a Lessy.

Martin Červiček, foto: ČTK
“Partiendo de las competencias que dispone el ministro del Interior decidí cesar del puesto de presidente de la Policía a Martin Červíček. Al cargo vuelve Petr Lessy y termina así la dirección bicéfala del Cuerpo de Policía de la República Checa”.

El ministro Pecina asegura que el nombramiento oficial de Martin Červíček fue arbitrario, porque tras la destitución de Lessy se puso en marcha un proceso judicial que dejaba abierta la posibilidad de su regreso y así fue.

Petr Lessy no volvió al cargo de inmediato, porque como presidente fungía otra persona. Tras el anuncio de la destitución de Červíček, Lessy condicionó su propia continuación en el puesto.

Petr Lessy, foto: ČTK
“La situación surgida afecta el prestigio de la Policía, es por eso que tomé la decisión de presentar mi renuncia al ministro del Interior del futuro Gobierno, siempre y cuando él lo quiera”.

Como candidato a ministro del Interior del nuevo Gobierno de coalición figura Milan Chovanec, que adelantó que consideraba que la medida más transparente para poner fin a la situación surgida es convocar un concurso público para el puesto en cuestión.

Durante más de dos meses la Policía checa tuvo dos presidentes lo que provocó tensión y malestar en el sector, así como preocupación entre la población.

El presidente destituido Martin Červíček presentó una demanda por daños y perjuicios, por lo que se repite el caso anterior y ahora habrá que esperar el fallo de los Tribunales.