Un viaje celestial con el Sol y la Luna

zapad_slunce.jpg

En la presente edición de Hable Checo con Radio Praga, aprenderemos algunas palabras relacionadas con el movimiento del Sol y de la Luna.

Durante los meses de invierno anochece muy temprano -stmívá se velmi brzy- y amanece muy tarde -svítá velmi pozdě-. A principios de enero en la República Checa el Sol se levanta a las 8 de la mañana -slunce vychází v 8 hodin ráno- y se pone a las 4 de la tarde -zapadá ve 4 hodiny odpoledne-.

La falta de la luz del día -nedostatek denního světla- hace que la gente esté más cansada -lidé jsou unavenější- e, incluso, más nerviosa -nervóznější-. Sin embargo, a partir del 21 de diciembre, cuando ocurre el solsticio -slunovrat-, los días empiezan a prolongarse -dny se začínají prodlužovat-.

El solsticio de invierno -zimní slunovrat- es el día más corto del año en la República Checa y en todo el hemisferio Norte, -na severní polokouli-. Sucede cuando el globo terrestre empieza a inclinarse hacia el sur -sklání se na jih-, lo que en la Tierra produce la sensación de como si el Sol volviera al norte -Slunce se vrací na sever-. De allí viene la palabra checa slunovrat, solsticio.

Los días van alargándose -dny se prodlužují-, hasta el 21 de junio cuando acontece el solsticio de verano -letní slunovrat-. Éste es el día más largo del año en el país. A partir de entonces el Sol vuelve al hemisferio Sur -odvrací se na jižní polokouli- y los días de nuevo empiezan a ser más cortos -dny se zkracují-.

Cuando la inclinación de la Tierra -Země- está en su mitad con respecto al Sol -Slunce-, es el tiempo de equinoccio -rovnodennost-. Es esa época del año cuando la duración del día equivale a la duración de la noche -délka dne se rovná délce noci-. Este fenómeno acontece también dos veces por año -dvakrát do roka-, alrededor del 21 de marzo y del 21 de septiembre. Se trata del equinoccio primaveral -jarní rovnodennost- y del equinoccio otoñal -podzimní rovnodennost-.

Solsticio y equinoccio -slunovrat a rovnodennost- son los hitos en el ciclo solar -sluneční cyklus-, que dura un año. La alternancia del día y de la noche -střídání dne a noci-, influye la vida de todos los seres en el planeta. Sin embargo, también el ciclo lunar -měsíční cyklus-, que dura unos cuarenta días, rige fenómenos de la naturaleza, como por ejemplo, la marea alta y baja -příliv a odliv-.

La Luna -Měsíc- no influye solamente en la naturaleza, sino también en el comportamiento de algunas personas. Por ejemplo, cuándo hay luna llena -když je měsíc v úplñku-, hay gente que no puede dormir. O incluso, hay personas sonámbulas -náměsíčníci-. Debido a la fuerte luz de la luna -silný měsíční svit-, los sonámbulos, mientras están dormidos -zatímco spí-, ejecutan acciones como si estuvieran despiertos -jako by byli vzhůru-, o sea, se levantan, andan, hablan o hacen otras cosas.

Para esa gente, el alba, -svítání-, debe ser una salvación. Sin embargo, pueden recompensar sus pesadillas -noční můry-, cuando llega la Luna nueva -když je měsíc v novu-, es decir, cuando el disco de la Luna desaparece en la sombra de la Tierra. Cuando la Luna no brilla las noches son muy oscuras -noci jsou velmi tmavé-, y si el cielo está despejado -pokud je nebe jasné-, se pueden observar bien las constelaciones de estrellas -souhvězdí-. Y cuando alguien ve una estrella caer -jak padá hvězda-, debe pedir un deseo -má si něco přát-.