Un calor insoportable

Bára Procházková leidet unter Hitze
0:00
/
0:00

Insoportable se ha vuelto el calor. Las altas temperaturas siguen abrasando el territorio de la República Checa y todo parece indicar que la ola de calor continuará.

Son ya varias las semanas que el calor tropical afecta a la República Checa. El calor extremo, inusual para esta parte de Europa, afecta psíquica y físicamente a la mayoría de los ciudadanos que tratan de enfrentar el calor de la mejor manera posible. Las piscinas se encuentran copadas toda la semana, al igual que los balnearios y estanques públicos.

Los fabricantes de sistemas de aire acondicionado han aumentado sus ventas, al igual que las cervecerías, sin olvidar por supuesto las embotelladoras de agua.

El Instituto Meteorológico Checo anunció que las altas temperaturas continuarán y pronostican para este viernes una máxima de 37 grados centígrados.

Los expertos sostienen que las temperaturas son un siete por ciento más altas que el promedio habitual para esta temporada del año, e insinúan que todavía se puede batir algún récord de calor.

Foto: CTK
Beber agua. Esta es una de las recomendaciones básicas de los médicos, que insisten que cada persona debería tomar hasta cuatro litros de agua al día. Bajo estas altas temperaturas no se recomienda beber café, té, ni bebidas alcohólicas.

Los médicos dicen que las personas con problemas cardíacos, los ancianos y los niños deberían salir a la calle entrada la tarde cuando las temperaturas disminuyen un poco.

Por su parte, los bomberos alertan sobre el peligro de hacer fogatas en los bosques, ya que la vegetación se encuentra sumamente seca y un descuido puede convertirse en una tragedia.

El sábado pasado un incendio abrasó los bosques del Parque Natural "La Suiza Checa", al norte de Bohemia. Las llamas arrasaron más de veinte hectáreas del parque.