Trenes internacionales regresan a la normalidad

Foto: Jiří Špaček, archivo ČRo

Las conexiones entre Chequia y las ciudades europeas están volviendo a la normalidad, pero se siguen aplicando reglas estrictas de higiene.

Chequia ha restablecido conexiones a todos los países vecinos y el transporte ferroviario internacional va regresando a la normalidad. La tarea que los transportistas tienen por delante es atraer de vuelta a los pasajeros y cumplir con requerimientos estrictos de higiene.

Las empresas ferroviarias empezaron a reanudar sus líneas a mediados de junio y los viajeros ya pueden desplazarse a Bratislava, Viena y Berlín y nuevamente también a Varsovia. Los primeros trenes tras la pandemia, salieron en dirección de la capital polaca este lunes por la mañana. Según comentó Gabriela Novotná, portavoz del transportista nacional checo Ferrocarriles Checos, en la ruta a Polonia todavía se mantienen controles.

“Se pueden producir leves retrasos en el camino, porque se siguen efectuando controles. Revisar a un pasajero tarda entre uno y dos minutos”.

Foto: Archivo de Regiojet

La pandemia del COVID-19 ha brindado también una novedad. El transportista checo RegioJet iniciará este verano una línea directa de Chequia a Croacia. Se trata de una opción que no se ofrecía desde hace diez años, ya que el último tren rápido a la costa adriática salió en septiembre de 2009.  El nuevo exprés con destino a Rijeka saldrá desde Praga como mínimo tres veces por semana, según comentó para la Televisión Checa el portavoz de RegioJet, Aleš Ondrůj.

“En unos cuantos días hemos vendido 20 000 billetes para esta línea, así que anticipamos que los trenes podrían salir con más frecuencia y podría haber uno diario”.

Leo Express, foto: presentación oficial

El transporte ferroviario en Europa está regresando paulatinamente a la normalidad, pero los transportistas se enfrentan todavía a las repercusiones de la pandemia. En comparación con el tiempo previo a la crisis, las normas de higiene que deben cumplir son mucho más estrictas. Por ejemplo, en las paradas finales de las líneas deben limpiar de manera minuciosa los exteriores, y sobre todo, los interiores de los trenes, explicó el portavoz de la empresa Leo Express, Emil Sedlařík.

“Desinfectamos completamente el suelo y todas las partes que los viajeros tocan durante el viaje. Cada vez que un pasajero se baja del tren, desinfectamos su asiento. Esto quiere decir que limpiamos el tren incluso durante el viaje”.

Entre las conexiones importantes que hasta el momento no han sido puestas en operación está la línea directa de Praga a Múnich, cuyo reinicio se ha visto aplazado, según Ferrocarriles Checos, por una suspensión del servicio del ferrocarril en Alemania. Los viajeros tampoco pueden viajar todavía directamente desde Chequia a Budapest, por ejemplo. La empresa Leo Express no ha reiniciado aún sus líneas a Cracovia y Breslavia.

Este martes el transportista nacional Ferrocarriles Checos anunció que reanudaría sus trenes directos y trenes nocturnos a las ciudades eslovacas de Poprad, Košice y Humenné en la noche del 26 al 27 de junio. La línea directa a Zúrich, vía Linz e Innsbruck, saldrá de Praga, por primera vez tras la pandemia, en la noche del 28 al 29 de junio.