Se modifica la ley de pagos por servicios médicos

Photo: Archives de Radio Prague

La desregulación de los envases alimentarios, la desmantelación de la ley de pagos por servicios médicos o el crecimiento de la energía solar en el país son algunos de los temas de la prensa checa de este viernes.

El diario Mladá Fronta Dnes advierte que se ha puesto fin a la ley que regula las cantidades en las que se venden los alimentos. Por ejemplo, antes el arroz tenía que ofrecerse en paquetes de un kilo, la mantequilla en dosis de 250 gramos, etc.

Ahora, con esta, desregulación los fabricantes son libres de envasar los productos en cantidades que despisten al consumidor, como un paquete de harina que en lugar de pesar un kilo pese 950 gramos pero valga lo mismo.

Y hablando de falta de reglas, Lidové Noviny dedica la portada de su sección de negocios a la situación de las farmacias en la República Checa. A diferencia de la mayoría de los países europeos, aquí las farmacias no están regularizadas y cualquier empresario puede montar una.

David Rath, foto: CTK
Esto ha hecho que el número de establecimientos se disparara desde la caída del comunismo, pasando de poco más de mil en 1991 a casi 2.400 en 2007, el doble de las que hay en Austria. El año pasado el número de farmacias bajó un poco por primera vez, lo que apunta a una estabilización del sector.

Y seguimos con temas médicos. Hospodářské Noviny informa que el antiguo ministro de Sanidad, el socialdemócrata David Rath, ha conseguido el apoyo de los diputados suficientes para votar una modificación a la ley de pagos por servicios médicos.

La ley, uno de los temas más polémicos del Gobierno de Topolánek, imponía el pago a los pacientes de uno, dos o tres euros por conceptos como revisión médica, noche de hospital o visita a urgencias. Tras el descalabro electoral de las pasadas elecciones regionales, se fueron añadiendo excepciones a la ley.

Ahora Rath tiene las firmas de 101 diputados que se han comprometido a cancelar los pagos a los niños, jubilados y discapacitados. Es decir, la mitad de los que van al médico. El periódico recuerda que el año pasado estos pagos ahorraron casi 200 millones de euros al sistema sanitario del país.

Y acabamos con un tema medioambiental. Con el título de “Los checos se vuelven locos por la energía solar”,Mladá Fronta Dnes dedica un artículo al crecimiento de las plantas de este tipo de energía. De hecho la producción de energía solar, aunque sigue siendo pequeña, se multiplicó por diez en 2008 y se espera que siga creciendo.

La situación no puede ser más favorable. El Estado checo compra energía solar a un precio garantizado de 50 céntimos de euro el kilovatio hora, es decir, el doble que en otros países europeos. Esto ha hecho que instalar una planta de energía solar en la República Checa sea extraordinariamente rentable.