Se busca un acuerdo para aumentar el salario mínimo

Иллюстративное фото: Эва Одстрчилова, Чешское радио

El salario mínimo aumentará el próximo año en Chequia, pero hasta el presente no se ha llegado a un acuerdo entre el Gobierno, los sindicatos y las patronales sobre el monto. El gubernamental Partido Socialdemócrata propone 41 euros mensuales, mientras que los sindicatos piden 59 euros, y la Unión de la Industria y los Transportes insiste en que el incremento debería ser de 26 euros mensuales como máximo.

Foto ilustrativa: Eva Odstrčilová, ČRo
El presidente de la Unión de la Industria y los Transportes, Jaroslav Hanák, admitió la necesidad del incremento del salario mínimo, al tiempo que recordó que mientras que a principios del año su organización estaba decidida a respaldar un aumento máximo en 18 euros, actualmente está dispuesta a aceptar que sea en 26 euros mensuales, pero como nivel tope.

Las patronales están decididas a ‘llevar a cabo una dura batalla social’ contra los sindicatos y el Gobierno a fin de defender su postura frente al tema. Sostienen que el aumento del sueldo mínimo obligará a los empleadores a incrementar las tarifas salariales en general, lo que afectará la sana competitividad laboral. Según sostuvo Hanák, más dinero deberían recibir los mejores trabajadores y no todos sin diferencia.

Los sindicatos presionan a que el incremento de los salarios en Chequia, incluido el mínimo, avance a un ritmo más rápido. Sus líderes argumentan que de continuar el aumento al ritmo actual, demoraría más de cien años que los salarios de los trabajadores checos se aproximaran al menos a los de sus colegas de las vecinas Alemania y Austria.

El que al final decidirá sobre el aumento del salario mínimo será el Gobierno de coalición. Éste se había comprometido en su programa que lo haría de acuerdo con lo acordado por el Consejo Tripartito, pero su objetivo es acercarlo paulatinamente al 40% del sueldo medio. Actualmente éste es de 1.040 euros, por lo que el salario mínimo debería ser de 416 euros, mientras que en realidad es de 366 euros.

El primer ministro, Bohuslav Sobotka, sostuvo más de una vez que se empeñará por imponer que el salario mínimo sea de por lo menos 407 euros.