Resumen económico

Ministro de Finanzas, Andrej Babiš. Foto: Filip Jandourek, ČRo

La fijación del déficit público por parte del Ministro de Finanzas, las pérdidas experimentadas por aerolíneas checas, la nueva línea de transporte que comunicará el aeropuerto con el centro de Praga, la compra de Baumax por OBI y las declaraciones sobre Grecia del Ministro de Finanzas checo, son algunos de los temas que repasaremos en nuestro resumen económico

El ministro de finanzas fija el déficit para 2016 en 2570 millones de euros

Ministro de Finanzas, Andrej Babiš. Foto: Filip Jandourek, ČRo
Aunque la recaudación de impuestos no ha sido muy satisfactoria durante este año y el gasto de los ministerios será mayor en 2016, el Ministro de Finanzas, Andrej Babiš, ha comunicado que el déficit de 2570 millones de euros previsto para 2016 no puede ser superado.

Mientras ha habido margen, Babiš ha tratado de parecer dispuesto a aumentar el gasto en nuevas infraestructuras como carreteras, ferrocarriles, construcción de viviendas sociales y desarrollo rural pero ha dejado muy claro que la propuesta de déficit no será retocada bajo ningún concepto y de que no se trata de una negociación.

Aerolíneas checas pierde 11 millones de euros en 2014

Aerolíneas checas perdieron 11 millones de euros en el año 2014, un millón y medio más que en 2013, debido a los resultados que arrojó Czech Airlines. Las ganancias en 2014, después de impuestos, intereses… crecieron 14 millones de euros hasta alcanzar un beneficio de 132 millones de euros, según declaró el portavoz de la empresa.

Una nueva línea de tren comunicará el aeropuerto con el centro de Praga

El Ministerio de Transportes Checo ha dado su apoyo a un plan para construir una línea de la estación de tren Masaryk al aeropuerto internacional Václav Havel. Según el plan, la línea pasará por el subsuelo en Praga 6. Desde aquí, los trenes continuarán en superficie hasta Kladno. Se cree que el proyecto puede llegar a costar 661 millones de euros.

El problema principal del proyecto es cómo será la ruta que tiene que ir al aire libre. Los vecinos de Praga 6 manifiestan que esta nueva línea debe ser soterrada desde Veleslavín hasta Dejvice. En una entrevista en la radio el responsable político de Praga 6, Ondrěj Kolár, describió el temor a que la línea fuera construida en el exterior. Desde su punto de vista, esto sería una molestia para los vecinos de la zona residencial y además declaró que tampoco estaba de acuerdo con las barreras acústica de tres a cinco metros que se quieren construir.

Una vez se construya la ruta, los trenes de la nueva línea al aeropuerto deberán circular a una velocidad de entre 60 y 80 kilómetros por hora y fuera de la ciudad a 120. La ciudad está buscando fondos europeos para poder financiar el proyecto.

OBI comprará Baumax en la República Checa

La cadena de tiendas de enseres y herramientas para el hogar Baumax será comprada en la República Checa y Eslovaquia por su competidor alemán OBI. La empresa austriaca ha sufrido al parecer importantes pérdidas en los últimos años. Baumax ya anunció el año pasado su retirada de los mercados rumano, búlgaro, turco, croata y húngaro. La expansión oriental no fue un buen negocio para los austriacos, que perdieron casi 200 millones de euros en 2013.

Aunque en principio Baumax se había planteado vender solo los almacenes que generaban pérdidas, finalmente se ha decidido por la marcha total del mercado checo. Sus 38 establecimientos en Chequia y Eslovaquia serán comprados por OBI, que decidirá después si mantener o no el nombre y la imagen de marca de estos puntos de venta o integrarlos en su cadena.

Grecia debería quebrar, según el ministro checo de Finanzas

El ministro checo de Finanzas, Andrej Babiš, ha causado consternación entre sus socios de Gobierno al desear que Grecia entre en bancarrota. En su opinión, Grecia, que ha quebrado cuatro veces en los últimos 200 años, debería hacerlo por quinta vez para "hacer espacio". El primer ministro checo, el socialdemócrata Bohuslav Sobotka, ha rechazado rápidamente las palabras de su compañero de coalición, subrayando que una quiebra de las arcas del estado griegas significaría un importante daño para toda Europa. El 80% de las exportaciones checas van destinadas a países de la Eurozona, de modo que la estabilidad de la zona euro es de interés estratégico para la República Checa, insistió Sobotka. Si Grecia se colapsa, la economía checa se resentirá indirectamente.

Babiš no ha rectificado, sino que más bien ha reforzado sus argumentos. Si España y Portugal, gravemente afectados por la crisis, han podido hacer frente a sus compromisos, no hay razón para hacer una excepción con Atenas, declaró. También restó importancia a las posibles consecuencias para la República Checa de la bancarrota griega.