Resumen de la Prensa Checa

Nicholas Winton en Praga (Foto: CTK)
0:00
/
0:00

Todos los periódicos checos informan este lunes de la hospitalización en Praga de Nicholas Winton, el ciudadano británico que ayudó a salvar cerca de 700 niños checoslovacos judíos del Holocausto.

Nicholas Winton en Praga (Foto: CTK)
Todos los periódicos checos informan este lunes de la hospitalización en Praga de Nicholas Winton, el ciudadano británico que ayudó a salvar cerca de 700 niños checoslovacos judíos del Holocausto.

Winton, que tiene 98 años, fue una de las figuras invitadas al Foro 2000, que organiza anualmente el ex presidente Václav Havel y que se realizó la semana pasada en la capital checa.

Según Mladá Fronta Dnes, el británico fue hospitalizado el pasado miércoles por la noche ya que sintió un súbito cansancio. Actualmente se encuentra bajo observación en el hospital Vseobecná y los médicos han asegurado que su estado de salud es estable.

"El señor Winton se encuentra bien, está descansando e incluso estuvo mirando una ópera", declara en Mladá Fronta Dnes un colaborador del anciano.

Stanislav Gross
"Para Gross también vale la presunción de culpabilidad", dice el líder de la socialdemocracia, Jirí Paroubek, en el rotativo Právo, refiriéndose al escándalo en el que se ha visto involucrado Stanislav Gross, dueño de una fortuna de cinco millones de euros que tienen un origen poco claro.

El ex primer ministro Gross, que en su día llegó a ser el jefe de Gobierno más joven de Europa, es ahora un miembro más del partido Socialdemócrata y como tal, ha puesto nerviosos a muchos de sus correligionarios, informa el periódico.

La súbita riqueza de Gross irrita a los miembros de su colectividad. De la noche a la mañana se convirtió en dueño del 31 por ciento de las acciones de la firma Moravia Energo. Al venderlas, le reportaron esa millonaria suma.

Esta situación se ha convertido en un foco de rumores y suspicacias, informa Právo, y la pregunta principal es saber si el ex líder político consiguió dichas acciones en su época de primer ministro, usando sus influencias.

"Stanislav Gross es sólo un miembro más del partido y como tal, no debe explicar el origen de su riqueza y hasta ahora no nos ha dicho nada. Y como ciudadano, la presunción de culpabilidad también vale para él", sostiene Paroubek en Právo.

La princesa Ana y Livia Klausova en Pardubice (Foto: CTK)
La princesa Ana, hija de la reina Isabel de Inglaterra y una de las herederas al trono británico, tuvo un primer día muy agitado de visita en la República Checa, el domingo, informan todos los diarios nacionales.

Fue la invitada de honor de la gran carrera de caballos de Pardubice, que celebró su versión número 117, y después volvió a la capital, para cenar en el Castillo de Praga, escribe Lidové Noviny.

La aristócrata inglesa fue la agasajada especial del presidente Václav Klaus y su mujer Livie, que hicieron de anfitriones. También estaba presente, entre otros invitados, el ministro de Relaciones Exteriores, Karel Schwarzenberg, quien tendría, según un descubrimiento reciente, un grado de parentesco con la familia real británica, acota Právo.

El arquitecto Jan Kaplický advirtió que su ansiado proyecto de biblioteca está en peligro y puede que no se realice en la República Checa por toda la polémica levantada en torno a su peculiar diseño, según Lidové Noviny.

Kaplický invitó al alcalde mayor de Praga, Pavel Bém, a realizar un debate público en torno a su criticado proyecto, que asemeja un pulpo verde gigante y que en un primer momento se estipuló levantar en la planicie de Letná, muy cerca del castillo de Praga, agrega el periódico.