Resumen de la Prensa Checa

Mirek Topolánek e Álvaro Uribe (Foto: CTK)
0:00
/
0:00

“Cumbre América Latina-Unión Europea”, “Catástrofe humanitaria en Myanmar” y “Vida en suburbios satélite conduce a divorcios” son los temas del resumen de la prensa checa.

 Mirek Topolánek e Álvaro Uribe (Foto: CTK)
“¿Quiere América Latina pescado o cañas de pescar?” Así titula su comentario en Mladá Fronta Dnes el primer ministro checo, Mirek Topolánek, quien participó el pasado fin de semana en Lima en la V Cumbre América Latina-Unión Europea donde dirigió un debate sobre la pobreza en el mundo.

La falta de unidad, la inseguridad y la esperanza de aprovechar las inmensas riquezas de recursos naturales son, según el jefe del Gobierno checo, algunos de los rasgos que caracterizan a Latinoamérica.

“La relación entre Unión Europea y América Latina acusa una asimetría obvia. Los países latinoamericanos dicen: Eliminen las barreras para que podamos entrar en el mercado europeo y nosotros no liberalizaremos los mercados de terceros países. Además proponen: Ayúdennos a resolver la pobreza y nosotros les permitiremos financiar nuestra lucha contra el cambio climático. ¿Debe la Unión Europea aceptar esta asimetría? Yo respondo que sí”, escribe Topolánek.

“La Cumbre de Lima mostró una convergencia de objetivos. A pesar de las discrepancias en cuanto a los medios de cómo alcanzarlos, la mayoría de los países latinoamericanos prefiere la caña de pescar al pescado”, concluye el primer ministro checo su comentario en Mladá Fronta Dnes.

Myanmar (Foto: CTK)
El periódico Hospodářské Noviny dedica atención a la situación en Myanmar arrasado por el ciclón Nargis. En Rangún se encuentra de incógnito un colaborador de la organización humanitaria checa Hombre en Emergencia que intenta coordinar ayuda a las zonas afectadas al sur del país.

Debido a que la junta militar impide el acceso a las organizaciones humanitarias extranjeras, este checo permanece en Myanmar oficialmente como turista. Con asistencia de habitantes locales y por fondos recaudados en la República Checa ha logrado organizar desde el pasado miércoles suministro de alimentos, mantas y lonas de protección contra lluvias a unas 2 500 personas. “La gente está sin techo, muere de hambre, agotamiento y a consecuencia de heridas no atendidas. Además existe el peligro de epidemias”, describió la situación para Hospodářské Noviny el colaborador humanitario.

Los habitantes de la República Checa prefieren vivir en poblaciones satélite. De acuerdo a un sondeo del periódico Lidové Noviny, el 41 por ciento de los checos considera como la vivienda ideal una casa familiar al margen o en las cercanías de una gran ciudad. El menor porcentaje de los encuestados, un 7 por ciento, desea vivir en un lugar apartado de la civilización.

El sociólogo Petr Víšek advierte que en los suburbios satélite aumenta el número de divorcios. Las mujeres permanecen solas en casa durante todo el día mientras que los padres se dedican a ganar dinero, ya que el presupuesto familiar suele estar cargado con una hipoteca. Es como una prisión, sostiene Víšek en Lidové Noviny.