Restricciones veraniegas a la circulación de camiones

r_2100x1400_radio_praha.png

A partir de este viernes y por dos meses estará restringida la circulación de camiones en las carreteras nacionales los fines de semana. Los transportistas protestan argumentando que la red vial checa no cuenta con suficientes lugares de estacionamiento para este tipo de vehículos.

Durante los próximos dos meses, los camiones que superen las 7,5 toneladas tendrán prohibido salir a las carreteras checas los viernes entre las 17 y las 21 horas, los sábados entre las 7 y las 13 horas y los domingos entre las 13 y las 22 horas.

Este sábado habrá además restricciones especiales con motivo de la fiesta nacional de San Cirilo y San Metodio, destacó el portavoz del Ministerio de Transportes, Karel Hanzelka.

“Este fin de semana es específico porque cae en él la fiesta nacional de San Cirilo y San Metodio. Por eso decidimos aplicar al sábado el horario de domingo, es decir, prohibimos la circulación de camiones entre las 13 y las 22 horas”, señaló Hanzelka.

Con esta medida, introducida hace dos años, el Ministerio de Transportes busca facilitar los desplazamientos de los ciudadanos por el país y prevenir accidentes de tráfico causados por los camiones.

Foto: CTK
Los transportistas protestan contra las restricciones y sostienen que la red vial checa no tiene suficientes lugares donde los camioneros puedan aparcar sus vehículos durante las horas de prohibición. Según Martin Felix, portavoz de la asociación de transportistas checos ČESMAD Bohemia, faltan hasta dos mil plazas de estacionamiento.

Otro argumento en contra son las pérdidas en el cobro de peajes. Los especialistas estiman que podrían alcanzar hasta un millón 250 mil euros este verano.

No obstante, el gubernamental Partido de los Verdes persigue ampliar las restricciones también a otros meses del año. Su líder, Martin Bursík, propone prohibir la circulación de los camiones los viernes por la tarde durante todo el año o, por lo menos, durante la temporada veraniega, es decir, desde principios de mayo hasta finales de septiembre.

Medidas similares se aplican también en otros países europeos, por ejemplo, en las vecinas Polonia, Eslovaquia, Alemania y Austria.