República Checa ofrece ayuda a Eslovaquia afectada por el huracán

Foto: ČTK

La República Checa ofreció ayuda material a Eslovaquia, país que, como expresaron sus representantes oficiales, sufrió el pasado fin de semana la mayor catástrofe natural en los últimos cien años.

Stary Smokovec, Tatras (Foto: CTK)
"Los Montes Tatras están muertos" dicen los eslovacos con lágrimas en los ojos al hablar de una de las regiones naturales más hermosas de Eslovaquia. Los daños causados por el huracán que el pasado fin de semana azotó toda Europa Central y cuya velocidad superaba los 120 kilómetros por hora, ascienden en Eslovaquia a miles de millones de coronas. La catástrofe natural modificó por largos decenios la naturaleza en ese país. Dos terceras partes de sus bosques fueron arrasados y los especialistas sostienen que se requerirán como mínimo dos años para retirar los árboles caídos y procesar la madera y unos ochenta años para recultivar nuevas zonas de bosque.

Como afirmara no obstante, el ministro del Interior eslovaco, Vladimír Palko, las labores en la superación de los daños no impedirán el inicio de la temporada turística de este invierno.

Los Montes Tatras de hoy (Foto: CTK)
"Sin embargo, no recomendamos que a los Tatras se dirijan actualmente grupos de personas sólo por curiosidad, para ver lo que ha pasado. Esta forma de turismo sí podría dificultar los trabajos de superación de los daños", apuntó el ministro Palko.

Los checos se solidarizan con Eslovaquia, ya que a los dos pueblos les unen decenios de historia común. "La República Checa fue el primer país en ofrecernos ayuda en estos difíciles momentos", dijo este lunes el primer ministro eslovaco, Mikulás Dzurinda, durante su visita a Praga.

A la forma de ayuda de empresas y ciudadanos checos se refirió el cónsul general checo en Eslovaquia, Vítezslav Pivonka.

"Las autoridades eslovacas recomiendan presentar ofertas de ayuda concretas a través de Internet, para ser posible acudir a ellas según los requerimientos del momento, ya que todavía pueden presentarse otros datos sobre los daños ocasionados".

Su ayuda a Eslovaquia la ofrecieron también otros países y la Unión Europea, cuyos representantes señalaron que para ese fin serían utilizados recursos del llamado fondo de solidaridad.