República Checa no pudo ganarle a los malteses

r_2100x1400_radio_praha.png

La República Checa empató sin goles con Malta, en su tercera jornada eliminatoria para el Mundial de fútbol del 2002 en Japón y Corea. Aunque este resultado deja una pobre impresión por tratarse del rival más débil de los checos en estas eliminatorias, mantienen aún su condición de favoritos al liderar con siete puntos el Grupo 3.

Tras la gran actuación de la selección checa en su encuentro anterior frente a los islandeses, el empate en Malta deja un amargo sabor a derrota. Resulta que la República Checa no había perdido un sólo punto en sus últimos 15 encuentros eliminatorios. Esta serie de victorias se inició con la brillante campaña de los checos en la fase previa de la Eurocopa 2000 y se vio frenada ahora con el empate frente a Malta.

¿Por qué los checos no pudieron ganarle a los malteses? El equipo que dirige Jozef Chovanec cometió demasiados errores y eso en el fútbol se paga caro. No supieron aprovechar por lo menos tres oportunidades claras de gol: en el minuto 7 Sionko tuvo el 1:0 tras conectar de cabeza un pase de Poborsky; este terminó en las manos del guardametas maltés, que desvió el balón al córner. Desde ese momento comenzó el sufrimiento para el cuadro nacional.

En el minuto 33 Fukal disparó de cabeza al centro del arco, pero ahí estaba nuevamente el afortunado arquero maltés para aguarle la fiesta a los de Chovanec. La tercera opción clara de gol se registró en el minuto 48 cuando Koller no fue capaz de anotar, encontrándose solo frente al arco.

Pero el drama llegó a su clímax en el minuto 53, tras una dura entremetida de Repka a Brincat, que terminó con la expulsión del seleccionado checo.

Malta jugó por su parte uno de sus mejores partidos y lo celebraron como una victoria. Utilizaron todo tipo de recursos para frenar las salidas del conjunto checo, aplicaron una fuerte marca y en más de una ocasión recurrieron a las faltas para neutralizar sus jugadas. "Esa dinámica agotó todas nuestras fuerzas", declaró el delantero y capitán de la selección checa, Pavel Nedved.

En el otro partido del Grupo 3, disputado en la misma jornada, Dinamarca empató 1:1 con Bulgaria. El próximo 24 de marzo la República Checa deberá enfrentar de visita a Irlanda del Norte, en el cuarto encuentro eliminatorio hacia el Mundial del 2002.