Regresan a casa los checos varados por el coronavirus en Latinoamérica

Foto: ČTK / AP Photo / Sue Ogrocki

Centenares de ciudadanos checos regresan en estos días del extranjero, donde se quedaron varados a raíz de la pandemia del coronavirus. Varios aviones enviados por el Gobierno recogieron también a viajeros checos en países de América Latina.

Foto: ČTK / AP Photo / Sue Ogrocki

La repatriación de los checos fue una de las tareas que se había trazado el Gobierno de cara a la epidemia de coronavirus en la República Checa y otros países del mundo. Centenares de turistas y también empresarios se quedaron varados en el extranjero sin poder regresar por la suspensión de los vuelos por parte de la mayoría de las compañías aéreas, según recalcó para la Televisión Checa el ministro de Relaciones Exteriores, Tomáš Petříček.

Tomáš Petříček, foto: Barbora Němcová
”Hemos hablado del tema a nivel del Consejo de la Unión Europea y hemos acordado ayudarnos en la repatriación de los ciudadanos comunitarios. Coincidimos en la necesidad de facilitar cuanto antes el retorno a casa de nuestros ciudadanos que se encuentran en países donde cerraron el espacio aéreo y las compañías aéreas comerciales dejaron de volar. Estas personas no tienen cómo regresar a casa”.

El Ministerio de RR.EE. evidencia miles de solicitudes de checos que desean regresar a su país de origen. El ministro Petříček recordó que, en cooperación con la compañía aérea Smartwings, organizaron la repatriación de checos varados en Honduras, México, República Dominicana, Filipinas, Egipto y otros países.

”En la madrugada del martes al miércoles aterrizó por ejemplo un avión procedente de Honduras con unos 130 checos a bordo y durante el día aterrizaron otros vuelos de República Dominicana, Panamá y Cuba. Un avión (de la compañía Bamboo Airlines) que llegó desde Vietnam trajo a Praga a más de 200 ciudadanos checos y más de 80 ciudadanos de otros países de la Unión Europea”.

Jana Heřmanová, foto: Ivana Vonderková
Entre los aproximadamente 180 checos que regresaron de República Dominicana este miércoles se encontraba Jana Heřmanová, de la ciudad morava de Ivančice, quien compartió con la Radio Checa sus impresiones tras regresar a la República Checa.

”Siento gran alivio, ya estamos en Praga. Ahora falta todavía llegar bien a Moravia. Cuando llegue a casa lo primero que haré será sacar las cosas de las maletas y luego asearme. Y después averiguaré si debo quedarme en cuarentena”.

Hace tres semanas, Heřmanová partió de vacaciones a República Dominicana, al centro turístico de Punta Cana. Contaba con regresar antes, pero la pandemia de coronavirus lo hizo cambiar todo, según contó a la Radio Checa.

”No logramos conseguir ningún pasaje de avión para regresar. Algunos de los turistas se fueron al aeropuerto, pero no lograron montarse en ninguno de los vuelos que partían todavía. Algunas personas se quedaron esperando allí dos y hasta tres días”.

El Ministerio de RR.EE. checo, en cooperación con la compañía aérea Smartwings, prepara actualmente la evacuación de checos de Tailandia y Perú, según comentó para la Radio Checa Vladimíra Dufková, portavoz del mencionado servicio aéreo.

Foto: ČTK / AP Photo / Joeal Calupitan
“Durante este fin de semana aterrizará en el aeropuerto de Praga un avión que repatriará a los ciudadanos checos varados en Perú”.

No obstante, centenares de checos siguen todavía en el extranjero sin la posibilidad de regresar, sostuvo el canciller Tomáš Petříček.

”Seguimos teniendo a centenares de checos en numerosos países. Actualmente se trata sobre todo de países de Asia sudoriental, Australia y Nueva Zelanda. Con nuestros socios de la Unión Europea hemos hablado de la necesidad de una estrecha colaboración en la recogida de pequeños grupos de ciudadanos europeos en diferentes países. Porque es complicado que un país organice un vuelo de repatriación solo para unas cuantas personas. En este aspecto veo una amplia perspectiva para la cooperación europea”.

Los vuelos de repatriación continuarán. Hasta finales de esta semana se espera que regresen a Praga unos 600 ciudadanos checos.