RCh podría formar parte del escudo antimisiles de EE.UU.

r_2100x1400_radio_praha.png

La República Checa podría incorporarse al sistema de defensa antimisiles promovido por el presidente estadounidense, George Bush. Según los expertos, la eventual dislocación de radares y misiles del escudo norteamericano es cuestión de años.

Foto: CTK
Los ministros de Transporte, Milan Simonovský, y de Industria y Comercio, Jirí Rusnok, saludaron la idea de que la República Checa pudiera formar parte del "paraguas" estadounidense de defensa.

La distribución de avanzados radares y de cohetes interceptores destinados a destruir los misiles enemigos podría aumentar la seguridad del país y además aportar inversiones, opina el ministro de Industria y Comercio, Jirí Rusnok. Sin embargo, antes de adoptar una decisión concreta al respecto el Gobierno aguardará el dictamen pericial de los expertos en estrategia militar.

Por su parte, el ministro de Transporte, Milan Simonovský, está convencido de que el sistema de defensa estadounidense contribuiría no sólo a la protección del territorio de la República Checa, sino de toda la comunidad de la Alianza Noratlántica. Además podría sustituir el actual sistema de defensa antiaérea.

Los expertos estadounidenses consideran a la República Checa por su posición en el centro de Europa un lugar adecuado para la repartición de los misiles. El sistema se encuentra aún en fase de desarrollo. Hasta el momento ha pasado por siete pruebas, de las cuales cinco fueron exitosas. El proyecto de Bush no cuenta con un ataque masivo de misiles balísticos, como lo hizo el programa de "La Guerra de las Galaxias" de Ronald Reagan. El eventual ataque podría ser realizado con unos pocos misiles lanzados desde uno de los países de riesgo.