Radicales de Ya Basta!, su próximo destino la cumbre de la OTAN en Praga

demonstrace5.jpg

Los radicales de la organización italiana ¡Ya Basta! se aprestan probablemente para la cumbre de la Alianza Noratlántica, a celebrarse los días 21 y 22 del presente en Praga. A la capital los debería llevar un tren especial.

El tren con los activistas antiglobalización debería cruzar la frontera de la República Checa el 20 de noviembre, es decir un día antes de la inauguración oficial de la reunión de la OTAN. Esta información la recibió el departamento para la lucha contra el extremismo de la Policía checa de sus colegas italianos.

Los efectivos de la asociación ¡Ya Basta! declaran la no obediencia cívica y figuran entre los manifestantes mejor organizados que intencionadamente buscan enfrentamientos con la policía. Obedecen a las órdenes de un líder que desde distancia determina la táctica. ¡Ya Basta! surgió en 1996 para apoyar el movimiento zapatista en México. Su presencia en Praga durante la cumbre de la OTAN no será la primera en la capital checa.

En septiembre de 2000 acudieron a la sesión del Fondo Monetario Internacional y el Banco Mundial. No pasaron desapercibidos con sus cascos mineros, impermeables blancos, y cuerpos envueltos en gomas esponjosas para protegerse contra los golpes. La Policía checa se limitó entonces a la estrategia defensiva. Esta vez ejerce para una intervención más activa.

Adiestramiento de la policía, Foto: CTK
La Policía de Extranjería y los aduaneros hacen más rigurosas las medidas en los pasos fronterizos. Según Jitka Blahutová, portavoz de la Administración Aduanera de Pilsen, Bohemia Occidental, los controles no se centran sólo en las armas sino también en el soporte técnico que utilizan los manifestantes.

"Vigilamos la importación de palos, cadenas, bates de beisból, y también altavoces. Ya que no está prohibido importar los objetos mencionados, los aduaneros no están autorizados para decomisarlos en la frontera. Sin embargo, anunciamos estos casos a la Policía de Extranjería que puede, en casos justificados, negar la entrada en nuestro territorio".

El ministro del Interior checo, Stanislav Gross, asegura que la Policía no dejará cruzar la frontera a ningún colectivo de personas sospechosas.