Proyecto checo educa a las madres primerizas de Camboya

Foto: Jaromír Marek, ČRo

Un proyecto puesto en marcha por la ONG checa Hombre en Emergencia ayuda en Camboya a las madres primerizas de zonas rurales proporcionándoles información mediante mensajes de voz y texto en el teléfono móvil. Se lo cuenta Carlos Ferrer.

Foto: Jaromír Marek, ČRo
La República Checa es uno de los países del mundo con menor tasa de mortalidad infantil. Camboya, por el contrario, es de los países del Sudeste Asiático con mayor índice de mortalidad entre recién nacidos, de los que fallecen 97 de cada mil.

Un proyecto de origen checo, promovido por la ONG Hombre en Emergencia (Člověk v tísni) trata ahora de proporcionar información a las madres camboyanas de zonas rurales y poco acceso al sistema sanitario para mejorar la atención que prestan a sus bebés. El medio elegido ha sido el teléfono móvil, ya que aunque buena parte de la población no dispone de Internet o televisión, todo el mundo cuenta con un celular, aun en las zonas más remotas.

De esta manera, las madres que entran a formar parte del programa reciben mensajes de voz en los que un médico explica algunos aspectos del cuidado de los bebés, como por ejemplo como limpiar el ombligo del recién nacido. El formato elegido es asequible para las madres, comenta una de ellas, Umstey Mau.

Foto: Jaromír Marek, ČRo
“Los mensajes son muy útiles para mí y sigo estrictamente las instrucciones. Es mi primer hijo, y si no recibiera estos consejos, tendría que preguntar a mi madre o a mi hermana como cuidar del bebé”.

La formación, que se imparte de forma sencilla y asequible, contribuye a difundir en Camboya prácticas de medicina moderna que todavía no han calado del todo, explica la enfermera Ley, que participa en el proyecto.

“Las madres están acostumbradas a las prácticas tradicionales, así con de esta forma se enteran de cómo cuidar correctamente del bebé. Los métodos tradicionales llevan a menudo a muertes innecesarias. Por eso aconsejamos que se abandonen algunas tradiciones que son claramente peligrosas”.

Según la tradición camboyana, tanto el niño como la madre han de ser ahumados regularmente durante la primera semana después del parto, encendiendo un fuego debajo de la cama, para que ambos se llenen de fuerza. Otra costumbre potencialmente peligrosa es una medicina destinada a la madre, que se elabora con diez litros de alcohol.

De acuerdo con el agente local de Hombre en Emergencia, Sreang Khut, la idea está teniendo el éxito esperado.

Foto: Jaromír Marek, ČRo
“Nuestro objetivo es sobre todo reducir la mortalidad de los recién nacidos, y en los tres años que lleva en marcha el proyecto realmente lo hemos logrado. Ha mejorado la salud de las madres y los niños. Es una lástima que esta información no pueda ser recibida por las madres de toda Camboya”.

Hombre en Emergencia realiza tanto programas de ayuda al desarrollo como proyectos de defensa de los derechos humanos y cuenta con delegaciones en 25 países de todo el mundo.

Autor: Carlos Ferrer
palabra clave:
audio