Prosigue pleito sobre el gobernador del Banco Central Checo

r_2100x1400_radio_praha.png

El reciente nombramiento de Zdenek Túma al cargo de nuevo Gobernador del Banco Central Checo, desató en el país una serie de pleitos. El Gobierno asegura que, según la Constitución checa, el nombramiento oficial del gobernador del Banco Central Checo por parte del Presidente, debe ser firmado también por el Primer Ministro, lo que en caso de Zdenek Túma no se realizó.

En reacción a la postura del Gobierno frente al nombramiento de Zdenek Túma como gobernador del Banco Central Checo, el presidente Václav Havel afirmó que en ese caso los anteriores gobernadores habían ocupado sus cargos de manera ilegal. Esto, lógicamente, pondría en duda todas las decisiones anteriores del Consejo Bancario. Sin embargo, el primer mandatario decidió no elevar al Tribunal Constitucional la solicitud de esclarecer este caso.

Los políticos checos se sienten desconcertados por lo sucedido. El vicepresidente de la Unión Democristiana-Partido Popular, Miroslav Kalousek, opina que tanto el presidente como el Gobierno deberían ser actuado con una mayor dosis de perspicacia:

"Soy de la opinión de que este pleito no debió haber surgido. Tan sólo produce daños, afectando a la estabilidad de la moneda nacional, es decir, a todos nosotros. Por ello, el presidente y el Gobierno deberían buscar una solución rápida a esta situación", destacó Miroslav Kalousek.

El nuevo Gobernador del Banco Central Checo, Zdenek Túma no planea presentar su dimisión a causa de las discordancias con respecto a la forma en que fue nombrado:

"No estoy seguro si mi dimisión contribuiría a calmar la situación, puesto que el pleito tiene que ver con la forma del nombramiento y con la interpretación de la Constitución," subrayó Túma.

Según especulaciones de la prensa, durante sus recientes conversaciones con el ministro de Justicia, Pavel Rychetský, el presidente habría propuesto una solución pacífica al pleito: aceptar la legitimidad del nombramiento de los gobernadores anteriores del Banco Central Checo, incluyendo a Zdenek Túma. Después el Gobierno podría presentar una queja ante el Tribunal Constitucional.

El ministro Rychetský afirmó que tratará de ejercer presión para que el Gobierno acepte la propuesta del presidente Havel, pero se negó a precisar el contenido de la misma. Admitió, no obstante, que ésta será semejante a la presentada en los medios de comunicación.