Proponen congelar los salarios de los políticos por otros cuatro años

Bohuslav Sobotka, foto: Filip Jandourek

El Ministerio de Trabajo y Asuntos Sociales ha presentado este lunes al Gobierno un proyecto de enmienda de ley que propone congelar los salarios de los políticos y otros altos cargos por otros cuatro años. De no ser aprobado el documento, a partir de enero de 2015, los sueldos de los altos cargos públicos aumentarían bruscamente.

Bohuslav Sobotka, foto: Filip Jandourek
Los salarios de los políticos y otros altos cargos fueron congelados a partir de 2011 en el marco del paquete de medidas restrictivas aplicadas por el Gobierno de derechas de entonces con el fin de reducir el déficit presupuestario. Esa disposición vence a finales de este año, por lo que desde enero próximo los sueldos de los políticos y jueces por ejemplo, podrían aumentar bruscamente, en más del 20%, de acuerdo a las normas relativas a los ingresos de estos funcionarios.

El Ministerio de Trabajo y Asuntos Sociales propone congelar los salarios de los más de 4.000 funcionarios en altos cargos públicos por otros cuatro años, en vista de que el país recién comienza a recuperarse de la crisis económica. La enmienda de ley presentada al Gobierno cuenta con que sus sueldos podrían subir levemente durante ese período, pero sólo en un 1%. El primer ministro, Bohuslav Sobotka, considera este proyecto como un primer paso en el camino para eliminar paulatinamente las restricciones financieras.

“La Socialdemocracia considera el propuesto aumento de los salarios de los funcionarios del Estado en un 1% como un paso simbólico. Damos a entender que en el futuro, con el mejoramiento de la situación económica, tenemos previsto desistir del congelamiento de los sueldos”.

Andrej Babiš, foto: Filip Jandourek
El ministro de Finanzas, Andrej Babiš apoya el borrador ministerial a la vez que considera que los sueldos de los políticos podrían permanecer congelados por completo los próximos cuatro años.

“Yo dejaría los salarios de los políticos al nivel actual, o sea, totalmente congelados. Creo que un aumento del 1% no es nada, por lo que aprovechar esa posibilidad significaría más bien sólo más trabajo administrativo”.

Sin embargo, la enmienda sobre el nuevo congelamiento de los salarios representa una solución temporal que, de ser aprobada, regiría hasta finales de 2017. Las normas válidas para determinar los salarios de los altos cargos públicos requieren una solución sistemática para lo cual no obstante, se carece del tiempo necesario.

En otoño de 2017 se celebrarán nuevas elecciones generales en la República Checa. La actual representación política prefiere por ello adoptar ahora una solución temporal, y a la vez comenzar a trabajar en el proyecto de una normativa sistemática de salarios de funcionarios del Estado que sería presentada a votación en 2018 al entonces nuevo Parlamento checo.