Primer ministro checo propone no hablar de DD.HH. en China

Bohuslav Sobotka, foto: archivo del Gobierno Checo

Los activistas por los DD.HH. critican la decisión del Gobierno checo de evitar toda crítica contra la persecución de opositores y disidentes en China. El Gabinete del primer ministro, Bohuslav Sobotka, reconoció que desea mejorar sus relaciones comerciales con Beijing por lo que dejará de lado temas relacionados con la violación de los DD.HH. en el país asiático.

Bohuslav Sobotka, foto: archivo del Gobierno Checo
A principios de los años 90 el Dalai Lama visitó Checoslovaquia invitado por el entonces presidente de la República, Václav Havel. El premio Nobel de la Paz y líder espiritual del Tíbet representó para Havel uno de los grandes símbolos de la lucha por el respeto de los DD.HH.

La visita del Dalai Lama provocó entonces malestar en algunos círculos políticos y empresariales checos que alzaron la voz para advertir ante el peligro que podía representar semejante huésped en las tierras checas de cara a Beijing.

Havel y el Dalai Lama entablaron una estrecha amistad y juntos denunciaron la violación de los DD.HH. en diferentes partes del mundo, y el líder tibetano visitó la capital checa con cierta regularidad.

Petr Kužel, foto: Šárka Ševčíková
El primer ministro, Bohuslav Sobotka, anunció ahora que está decidido a mejorar las relaciones con China, y adelantó que respeta la integridad territorial del país, por lo que no reconoce al Gobierno tibetano en el exilio y que no se referirá a la política de Derechos Humanos china.

“Quiero expresar la esperanza de que a corto plazo se reanuden nuestras relaciones con China al más alto nivel”.

Las intenciones del oficialismo fueron saludadas por la Cámara de Comercio. Petr Kužel, presidente de dicha institución está convencido de que la estrategia del Gobierno arrojará resultados positivos y que China se puede convertir en un importante socio comercial.

Šimon Pánek, foto: Štěpánka Budková
La portavoz del capítulo checo de Amnistía Internacional, Martina Pořízková, no comparte el optimismo de los políticos ni de los empresarios.

“Lo más importante para nosotros es que ni el Gobierno chino, ni nadie viole los DD.HH. en el Tíbet”.

Para el director de la organización humanitaria ‘Hombre en Emergencia’, Šimon Pánek, es indispensable que se denuncie toda violación de los DD.HH.

Pánek considera que si el Gobierno quiere enviar una misión comercial a China no es necesario que recurra a semejantes declaraciones.

Una delegación de la República Checa encabezada por el ministro de RR.EE., Lubomír Zaorálek, partirá el domingo hacia China donde realizará una visita oficial de tres días.