Presidente Zeman destacó en Austria la importancia de la seguridad nuclear

Miloš Zeman y Heinz Fischer, foto: ČTK

El presidente checo, Miloš Zeman, realizó una visita oficial de dos días a Austria. Entre los temas de importancia bilateral se habló, por ejemplo, de la seguridad nuclear, asunto que en su momento tensara las relaciones entre Viena y Praga debido a la Central de Temelín en Chequia.

Miloš Zeman y Heinz Fischer,  foto: ČTK
Durante su visita de dos días a Austria, el presidente checo, Miloš Zeman, se reunió con su homólogo, Heinz Fischer, con quien le une una amistad de muchos años.

El hecho de compartir fronteras hace que la República Checa y Austria mantengan relaciones de buena vecindad, que quizás se han visto un tanto opacadas por la Central Nuclear de Temelín en Bohemia del Sur. Los austríacos han manifestado durante años su temor ante una eventual avería nuclear debido a la cercanía de la Planta checa.

El presidente austríaco, insistió en que su país presta especial atención a la seguridad de sus habitantes, mientras que Zeman subrayó que comparte la opinión de Fischer y destacó la importancia de la seguridad en la energía nuclear.

La Central Nuclear de Temelín,  photo: Filip Jandourek,  ČRo
En 2000, cuando Zeman era primer ministro, firmó con el entonces canciller austriaco Wolfgang Schuessel el Acuerdo de Melk referente a las normas de seguridad que garantiza a la parte Austriaca información permanente e inmediata de la Central de Temelín.

En otro ámbito Zeman dio declaraciones a los medios de comunicación en Viena que hicieron tambalear al Gobierno checo. Consultado sobre su disputa con el ministro de RR.EE., Karel Schwarzenberg, sobre la nominación de embajadores, el mandatario dio a entender que perfectamente podía dejarle de lado.

“Llegaré a un acuerdo, ya sea con el ministro de Relaciones Exteriores o con el primer ministro”, amenazó Zeman.

Livia Klausová,  foto: Petra Sklenářová,  ČRo
Tras su llegada al poder, el presidente Miloš Zeman anunció que le gustaría que el cargo de embajadora en Eslovaquia lo ocupe la antigua Primera Dama, Livia Klausová.

La propuesta fue rechazada por el ministro Schwarzenberg, su mayor rival en las elecciones presidenciales. Ambos mantuvieron recientemente una reunión sobre el asunto, pero sin lograr acuerdo alguno.

Las declaraciones de Zeman irritaron sobremanera a Schwarzenberg que dijo que en caso de que el primer ministro acepte el juego del mandatario, él y su partido TOP 09 abandonarían la coalición gubernamental lo que significaría el final del Ejecutivo.

Karel Schwarzenberg,  foto: Tomáš Adamec,  ČRo
Expertos en Derecho Constitucional sostienen que la Carta Magna permite que el presidente nomine a embajadores que posteriormente ratifique el Primer ministro, no obstante el responsable de la Cartera y de la política exterior del país es el ministro.

En la República Checa la tradición ha sido de que la nominación de los embajadores sea un asunto exclusivo del ministro de Relaciones Exteriores. Los cambios que trata de introducir el nuevo presidente son constitucionales, pero, de acuerdo con los analistas, producen fricciones innecesarias, o por el contrario ese es su propósito.