Presidente de la República indultó a un narcotraficante

Emil Novotný (Foto: CTK)

El Presidente de la República, Václav Klaus, indultó a Emil Novotný, condenado en Tailandia a 50 años de prisión por narcotráfico y que cumplía su condena en una cárcel de la República Checa.

Emil Novotný (Foto: CTK)
En 1995 Emil Novotný fue detenido en el aeropuerto de Bangkok con más de cinco kilos de heroína que pretendía transportar ilegalmente a Camboya. Las autoridades tailandesas lo condenaron originalmente a la pena capital, veredicto que más tarde fue sustituido por 50 años de prisión. Sin embargo, gracias a la suscripción de un acuerdo sobre extradición recíproca de delincuentes entre la República Checa y Tailandia, Novotný fue trasladado en 2004 a su país natal. El recluso cumplía su pena en una de las cárceles checas, donde este miércoles le fue entregada la noticia de su indulto. En total, Novotný pasó en las cárceles de ambos países 13 años.

Entre otros aspectos, el presidente Václav Klaus tomó en consideración que Emil Novotný cometió el delito siendo joven, indicó el portavoz presidencial, Radim Ochvat.

“Emil Novotný tenía apenas 19 años cuando fue detenido en Tailandia, edad a la que pocos se dan plenamente cuenta de las consecuencias de su proceder. Además, el recluso cumplió una buena parte de su pena bajo las duras condiciones de las cárceles tailandesas”, afirmó Ochvat.

Presidente de la República, Václav Klaus
Los expertos en derecho creen que Bangkok no aplaudirá el indulto del presidente Klaus, a pesar de que el acuerdo checo-tailandés sobre la extradición recíproca de delincuentes cuenta con esta eventualidad.

El convenio fue firmado en 2000, tras seis años de intensas negociaciones. Sin embargo, entró en vigor recién en 2002, debido a las diferencias legales entre ambos países. Resulta que Tailandia aplica duras penas por narcotráfico a diferencia de la República Checa, que castiga este delito con diez años de prisión como máximo.

El caso de Emil Novotný no es único. Otros narcotraficantes checos cumplen condena en cárceles internacionales, especialmente en países vecinos como Alemania, Austria y Eslovaquia.