Políticos democristianos no viajarán a Rusia mientras perdure la política del Kremlin contra Ucrania

Pavel Bělobrádek, foto: Archivo del Gobierno Checo

El democristiano Partido Popular anunció que sus miembros no viajarán a Rusia mientras el Kremlin mantenga su política desestabilizadora en Ucrania. Se trata, además, de una reacción a la decisión de Moscú de prohibir la entrada a la Federación Rusa a 89 políticos europeos.

Pavel Bělobrádek, foto: Archivo del Gobierno Checo
El líder del democristiano Partido Popular, Pavel Bělobrádek, anunció este martes que los diputados, senadores y eurodiputados de su formación no viajarán a Rusia.

El político aseguró que para su formación resulta inconcebible que el Kremlin haya puesto en la lista negra a 89 políticos europeos, incluidos cuatro checos, que simplemente expresaron opiniones y no han cometido infracción alguna contra el Derecho internacional.

“La presidencia del democristiano Partido Popular y la bancada parlamentaria de nuestra formación acordaron que vamos a boicotear los viajes a Rusia mientras el Gobierno de Moscú aplique su política desestabilizadora contra Ucrania”.

De izquierda: Štefan Füle, Karel Schwarzenberg, Jaromír Štetina y Marek Ženíšek, foto: archivo de la Radiodifusión Checa
En la lista negra elaborada por el Kremlin aparecen el presidente del Comité de Exteriores de la Cámara de diputados y antiguo canciller, Karel Schwarzenberg, el ex comisario europeo, Štefan Fülle, el eurodiputado Jaromír Štetina y el vicepresidente del partido TOP 09 Marek Ženíšek.

Moscú acusa a políticos y diplomáticos europeos de haber respaldado el ‘golpe de Estado’ durante las manifestaciones del Maidán en Kiev.

“No podemos aceptar algo semejante. Con nuestro boicot damos a conocer nuestro desacuerdo con lo que desde nuestro punto de vista no es otra cosa que propaganda rusa”.

Foto: Rossija 1
En esta relación el político democristiano se refirió al documental transmitido recientemente por la Televisión estatal rusa que presentó la invasión de Checoslovaquia por las tropas del Pacto de Varsovia en 1968 como una operación militar para proteger al país de una agresión de Alemania y la OTAN.

Bělobrádek insistió en que los políticos democristianos no viajarán a la Federación Rusa para expresar así su solidaridad con todos los europeos de la lista negra de Moscú y para denunciar la política del Kremlin en Ucrania, pero no descarta un eventual diálogo político con los rusos en un lugar neutral.