Patrullas de autodefensa gitanas salieron a la calle

r_2100x1400_radio_praha.png

Patrullas de autodefensa gitanas aparecieron este miércoles en las calles de Ostrava, metrópoli de Moravia del Norte, para monitorear casos de discriminación y agresiones con trasfondo racial de parte de los "cabezas rapadas".

Las tres patrullas de autodefensa que han salido a las calles, acompanadas por activistas gitanos, no están armadas. Su objetivo es observar la situación en Vítkovice y Prívoz, dos barrios de la ciudad de Ostrava, poblados en su mayoría por los gitanos, y en caso de registrar actos de discriminación, avisar a la Policía. Las patrullas vigilarán también discotecas, restaurantes y otros locales cuyos propietarios prohiben la entrada a los gitanos.

Según Mikulás Horváth, de la Iniciativa Cívica Romaní, las patrullas quieren convencer a los habitantes de Vítkovice y Prívoz, donde reina una gran desconfianza hacia la Policía, de que solo esta institución está autorizada para investigar ataques con trasfondo racial.

"Las patrullas terminarán su trabajo el viernes por la tarde. Para entonces deberían haber reunido pruebas suficientes de discriminación y denuncias de gitanos que, por miedo a ser agredidos por "cabezas rapadas", nunca harían a la Policía. La información recogida por las patrullas será entregada a las autoridades estatales checas".

Representantes de la etnia gitana reaccionan así a los numerosos ataques de "cabezas rapadas" contra los habitantes de los barrios Vítkovice y Prívoz. Dos de estas agresiones se produjeron en días pasados, cuando un jóven lanzó un cóctel molotov a la casa de una mujer gitana y otro agredió verbalmente a un grupo de gitanos.

Los políticos checos reaccionan en su mayoría de manera negativa a la decisión de la etnia gitana de organizar sus propias patrullas de autodefensa, subrayando que los ciudadanos checos deberían depositar más confianza en el buen funcionamiento de los órganos de la República Checa.