Para las personas en silla de ruedas encontrar trabajo es complicado en Chequia

Foto: Sabine GENET, Pixabay

Las personas en silla de ruedas se enfrentan a tantos obstáculos al buscar trabajo, que muchos pierden la motivación. Las empresas, por su parte, prefieren pagar una comisión que emplear a una persona con este tipo de discapacidad.

Foto: Sabine GENET, Pixabay

Las personas en silla de ruedas en Chequia se enfrentan a una serie de obstáculos al buscar trabajo. Por un lado, ofertas de empleo que pretenden ser adecuadas para este grupo no lo son en realidad, por otro, las empresas no están dispuestas a invertir el esfuerzo necesario para acoger a una persona con limitaciones físicas.

Petr Zeman trabaja para una empresa que se dedica a buscar y crear oportunidades de empleo para personas discapacitadas. Según contó a la Radio Checa, también él se enfrentó en el pasado al largo y complicado proceso de encontrar un puesto.

“Soy cuadripléjico y tuve problemas para encontrar trabajo. Cuando pregunté por ejemplo en la Oficina de Trabajo, me dijeron que soy básicamente imposible de emplear, porque no soy capaz de ejercer ninguna actividad. Cuando uno es cuadripléjico, es una etiqueta que le ponen. Y por supuesto no es verdad”.

Alena Jančíková, archivo de la Asociación Checa de Parapléjicos
La ley checa impone que cada compañía con más de 25 empleados debe contratar a personas con discapacidad y que estas deben formar el 4 % del personal. Las empresas pueden cumplir con la normativa asimismo comprando productos fabricados por otras organizaciones que emplean a personas discapacitadas. Sin embargo, según comentó la directora de la Asociación Checa de Parapléjicos, Alena Jančíková, en su mayoría, las empresas consideran más fácil pagar una comisión para evitar la obligación.

“En mi experiencia, los empleadores prefieren pagar la comisión establecida que buscar a una persona con discapacidad, capacitarla e invertir la energía necesaria para ayudarle a dominar el trabajo”.

En la actualidad, en Chequia se registran alrededor de 35 000 personas con discapacidad en busca de trabajo, se trata de un 14 % de todos los desempleados. Según la portavoz de la Oficina de Trabajo, Kateřina Beránková, el grupo recibe atención especial.

“Las personas con discapacidad pertenecen al grupo de candidatos más vulnerables al desempleo de largo plazo. La Oficina de Trabajo les ofrece asistencia especial y otorga asimismo subvenciones para apoyar su empleabilidad”.

Los trabajos más ofrecidos a personas en silla de ruedas son puestos de trabajadores de montaje, de limpieza o vigilancia y en centros de atención. Según muestran los resultados de la encuesta, estos puestos, que requieren educación primaria o secundaria, son los que también se ofrecen a personas en silla de ruedas con educación superior. En consecuencia, muchos se ven desmotivados a buscar trabajo ya que pocos de los que están disponibles reflejan su cualificación.

Otro aspecto que afecta el deseo de las personas en silla de ruedas de trabajar es que la remuneración es baja. Al sumarse, por ejemplo, que muchos de los lugares de trabajo no cuentan con un baño para discapacitados o por lo general no están adaptados a sus necesidades, muchos eligen el paro.

Según Jančíková, el Estado podría motivar a las personas en silla de ruedas de manera económica. Por ejemplo incrementando su pensión de invalidez en relación al número de años que hayan trabajado. No obstante, según la portavoz del ministerio de Trabajo y Asuntos Sociales, Kristýna Křupková, el objetivo de la pensión de invalidez no es motivar a las personas con discapacidad a que sean económicamente activas, sino sustituir al menos parcialmente los ingresos que la persona pierde por las limitaciones de salud a las que se enfrenta a largo plazo.

palabra clave:
audio