¡No me tires de la nariz!

Photo: Jimi Backhouse / Stock.XCHNG
0:00
/
0:00

Bienvenidos a nuestro minicurso de checo, el que volvemos a dedicar a los modismos coloquiales que son muy populares entre los checos y en muchos casos su significado no se puede deducir de sus componentes por separado. Dado que lo único que lleva un hombre consigo toda su vida es su propio cuerpo, no es de extrañar que muchas expresiones estén relacionadas precisamente con él.

Hádka, foto: Archivo de ČRo
Pensando que ya entendía checo muy bien, siempre me pilla desprevenido -zaskočí- alguna expresión, cuyo significado -význam- no consigo descifrar -vyluštit- por mucho que lo intente.

Tranquilo -buď klidný-, con el tiempo las vas a tener todas dentro del dedo meñique -mít v malíčku-.

Ya estamos, no te entiendo -nerozumím ti-. ¿Dónde?

Es un modismo que dice que las tendrás perfectamente dominadas.

Ojalá -kéž by-. Pues, ayer escuché una discusión -hádka- entre un cliente y un camarero que fue acusado -byl obviněn- de haberle cobrado un par de coronas más -pár korun navíc-. El camarero se negó afirmando que se trataba de una paga extra por el servicio. Resultó que al final el cliente le dijo al camarero:- ¡Súbete a mi espalda -vlez mi na záda-! ¿Qué quería decir con eso -co tím chtěl říct-?

Pues, así le dijo coloquialmente -hovorově-, que ya le daba igual, que hiciera lo que quisiera y que se quedaba indiferente -lhostejný-.

Peníze, foto: Archivo de ČRo
Ah, vale. Sin embargo, no le veo mucho sentido -smysl- a esta expresión, porque de habérselo tomado literalmente -doslova-, el cliente se habría molestado todavía más.

Ya, no todo en esta vida tiene sentido. Si el camarero fuera maleducado -nevychovaný- y descarado -drzý-, podría denominar -označit- al cliente como una persona que se dejaría taladrar la rodilla por una corona -nechal by si pro korunu koleno vrtat-. Eso se dice de las personas que miran demasiado el dinero. Y de los clientes que se van sin pagar o, generalmente, de las personas que se fugan de un lugar rápidamente se dice que se pusieron los pies en los hombros -vzali nohy na ramena-.

A ver si me voy a recordar de todo eso. Es que muchas veces me quedo en blanco y se me olvida la palabra que justo necesito.

Foto: Caetano Lacerda / Stock.XCHNG (cmpt)
Pues, cuando te pasa eso, puedes decir -mám okno-, traducido al español como tengo una ventana. Es una expresión utilizada cuando se te olvida algo. Sabes qué significa si alguien te dice que tienes ojos grandes -máš velké oči-?

En un principio diría que es un piropo -lichotka-. Sin embargo, con el checo uno nunca sabe -jeden nikdy neví-.

Eso se suele decir de alquien que se carga de demasiadas tareas y resulta que no puede con todas. O también cuando uno pide una gran ración de comida y no puede con ella, porque se queda con el estómago lleno. Lo que me recuerda otro modismo utilizado para denominar las personas a las que les tenemos cierto tipo de odio. Decimos que las tenemos tumbadas en el estómago -leží nám v žaludku-.

También es interesante que a los checos no se les pone la piel de gallina, sino la piel de ganso -husí kůže-.

Mientras que si alguien tiene la piel de hipopótamo -má hroší kůži-, significa que es moralmente insensible -necitlivý-. Y de las personas que mienten -lžou- se dice que no ven la punta de la nariz -nevidí si na špičku nosu-, como Pinocho.

Y si le tiras a alguien de la nariz -taháš někoho za nos-, significa que lo llevas al pilón, timándole, ¿verdad?

Sí, veo que estás aprendiendo checo muy bien. Y por si algún día te hartas, puedes decir que el checo se te pasa por la garganta -leze krkem-. Eso decimos de algo de lo que estamos hasta la coronilla.

Bueno, vamos, mueve el esqueleto -pohni kostrou-, o sea date prisa, que el jefe ya se está afilando los dientes -brousí si zuby- para echarnos la bronca -vynadat nám-.

Foto: Jimi Backhouse / Stock.XCHNG (jimipb)
Tranquilo, si tú lo tienes metido en el bolsillo. O más bien envuelto alrededor del dedo -omotaný okolo prstu- como se dice en checo.

No creo, si venimos tarde, seguramente saltará de la piel -vyskočí z kůže-, o sea, estará fuera de sí.

Bueno, amigos, otra lección de checo que ya tienen fuera de la garganta -máte ji z krku-, es decir, que ya se la han quitado de encima. Esperamos que todavía no tengan los dientes llenos de checo -mít plné zuby-, pues, que no estén hartos y que sigan aprendiendo con Radio Praga. Hasta la próxima semana!


(Repetición del 15/3/2013)