Muere el embajador checo en Pakistán durante el atentado al hotel Marriott

Foto: CTK

El atentado llevado a cabo contra el hotel Marriott, en Islamabad, le ha costado la vida al embajador checo en Pakistán, Ivo Žďárek. El Ministerio de Relaciones Exteriores asegura que se habían cumplido todas las medidas de seguridad y que no se puede hacer nada para proteger a los diplomáticos contra este tipo de atentados.

Foto: CTK
El embajador checo en Pakistán, Ivo Žďárek, fue una de las 53 víctimas del atentado que el pasado sábado sufrió el hotel Marriott de Islamabad. Žďárek se encontraba alojado en el hotel de manera provisional desde que este verano asumiera las funciones de embajador en el país.

El atentado se realizó mediante un camión cargado de explosivos. Los terroristas prendieron fuego al motor y lograron llegar hasta las puertas del recinto, donde el personal de seguridad detuvo el vehículo e intentó sofocar las llamas sin éxito. El camión hizo explosión y provocó un devastador incendio en el hotel.

Ivo Žďárek (Foto: CTK)
Žďárek sobrevivió a la explosión inicial y llamó por teléfono a la embajada pidiendo ayuda para ser evacuado. Sin embargo no consiguió escapar del edificio. Según algunos testigos, el diplomático murió cuando trataba de sacar heridos del hotel en llamas. Sus restos mortales serán trasladados a la República Checa este lunes. El ministro de Relaciones Exteriores, Karel Schwarzenberg, asegura que se habían tomado las suficientes medidas de seguridad y que nada podría haber hecho el Gobierno checo para evitar la muerte del embajador.

“Nos esforzamos, por supuesto, en mantener las medidas de seguridad en los países más peligrosos. No se podía hacer nada contra el ataque al hotel, en estos casos estamos indefensos. Tenemos que tener en cuenta que hoy en día los atentados terroristas son indiscriminados, y que no se trata de matar a alguien concreto”, afirmó.

Foto: CTK
De hecho, el hotel Marriott se consideraba uno de los lugares más seguros de la capital pakistaní. Se hallaba estrechamente vigilado y contaba con la ventaja de estar situado en una de las zonas más controladas de la ciudad, cerca del Parlamento y de la residencia presidencial.

Nadie ha reclamado hasta el momento la autoría del atentado, pero se sospecha de algún grupo islamista, como Al-Qaeda o los talibanes. El atentado tiene lugar poco después de la llegada al poder del presidente Asif Ali Zardari.

La embajada checa en Pakistán seguirá funcionando y tampoco se alterarán los planes de envío de tropas al país asiático. De momento asumirá las funciones de embajador el primer secretario del difunto Žďárek, Jaroslav Kalfiřt.