Muchos checos viajan a Alemania para hacer sus compras a mejor precio

Foto: Jaroslav Mannová, ČRo

La bajada del IVA en Alemania ha provocado que para muchos checos sea más rentable cruzar la frontera a la hora de llenar su cesta de la compra.

Foto: Pavel Pavlas, ČRo

Cada vez más checos van a Alemania a hacer la compra en estas últimas semanas. La razón es que entre las medidas del Gobierno alemán para luchar contra la crisis del coronavirus se encuentra una bajada del 2 % del IVA en los alimentos y otros artículos de primera necesidad. En concreto, la bajada ha sido del 7 % al 5 %.

Desde el comienzo de julio esta disminución del IVA ha tenido un impacto visible en los supermercados alemanes, donde los precios son ahora más favorables para los consumidores.

Los trabajadores de algunos supermercados alemanes cerca de la frontera con Chequia señalan que este mes se ha incrementado notablemente el número de clientes checos en sus establecimientos.

Por su parte, algunos ciudadanos checos protestan por el hecho de que el Gobierno local no tome medidas similares. Sin embargo, desde el Ministerio de Finanzas se argumenta que bajar el IVA de estos productos en Chequia serviría más bien para enriquecer a los supermercados, pero que probablemente no se vería traducido en el precio real de los productos. En este sentido se expresó para la Televisión Checa la ministra de dicha cartera, Alena Schillerová.

Foto ilustrativa: Alexas_Fotos, Pixabay / CC0

“Si ese dinero fuese a parar a la gente, podría valer la pena endeudarse. Pero no va a ser así, y no queremos aumentar nuestra deuda para beneficiar a las cadenas de supermercados. No tendría sentido”.

El Ministerio de Finanzas checo precisa que la medida haría perder millones de euros a las arcas estatales. Sin embargo, la Asociación de Industria y Comercio de la República Checa niega que los beneficios de bajar el IVA vayan a repercutir solo en los comerciantes.

También Austria ha decidido bajar el IVA en algunos productos, por lo que los checos que viven en la frontera acuden estas semanas con más frecuencia al país vecino. Según los vendedores austriacos, la afluencia de checos se nota especialmente durante los fines de semana.

Por otro lado, el caso con Eslovaquia es particular. También son muchos los checos que cada semana viajan allí a comprar, aunque en este caso no es que los productos les salgan más baratos. El problema es que para los habitantes de algunos pueblos checos en la frontera la ciudad grande más cercana se encuentra en Eslovaquia.

Esto le sucede a Milan Vaculík, quien vive en el munipio checo de Starý Hrozenkov. Para él, es más fácil y gasta menos combustible cuando compra en la ciudad eslovaca de Trenčín, donde hay más variedad de productos que en su pueblo, según explica para la Televisión Checa.

“Suelo comprar allí ropa, zapatos y cosas de ese tipo. También voy a los mercadillos y compro arándanos, por ejemplo”.

Pero el caso opuesto no es extraño. Hay eslovacos que viven en la frontera y prefieren comprar en Chequia. Tanto es así, que incluso muchas tiendas checas fronterizas aceptan pagos en euros.

En lo que se refiere a las compras en Eslovaquia y Chequia, en estos momentos el precio no es la mayor diferencia, sino las medidas que se toman frente a la pandemia de coronavirus. Mientras que en Chequia ya no es obligatorio llevar mascarillas en los comercios, en Eslovaquia todavía lo es.

palabra clave:
audio