Melcák permanece en el Partito Socialdemócrata

Milos Melcák (Foto: CTK)

El diputado Milos Melcák, sigue siendo miembro de la Socialdemocracia a pesar de haber sido calificado de "traidor" por el líder de esa formación política.

Milos Melcák (Foto: CTK)
Desde hace varias semanas los diputados socialdemócratas Milos Melcák y Michal Pohanka habían acaparado la atención de los círculos políticos y de los medios de comunicación. Esto se debió a su apoyo al segundo Gobierno de centro-derecha de Mirek Topolánek en su intento por conseguir el voto de confianza de la Cámara Baja. Melcák y Pohanka justificaron su decisión afirmando que deseaban restablecer la estabilidad política en el país.

El líder del opositor Partido Socialdemócrata, Jirí Paroubek, calificó a los dos tránsfugas de "traidores", les acusó de corrupción política y exigió la expulsión de ambos del partido. Pohanka abandonó la Socialdemocracia, mientras que Melcák insistió en no haber desprestigiado al partido y se negó a retirarse. Sobre la eventual expulsión de Melcák debatió este lunes la organización de base de la Socialdemocracia en la ciudad de Zlín. Se decidió que Melcák permanecía en el partido. Su expulsión la pidieron 22 miembros de la organización, uno se abstuvo y 25 votaron en contra. Milos Melcák dijo a la Radiodifusión Checa que estaba muy contento con la votación.

Jirí Paroubek
"Yo no esperaba ese resultado y les estoy muy agradecido a mis colegas socialdemócratas por su postura. Más cuando a raíz de mi apoyo al Gobierno fui desprovisto de todos los cargos en la Socialdemocracia. Creo que uno debería ser castigado una sola vez".

La dirección de la Socialdemocracia expresó su decepción ante la postura de la organización de Zlín y afirmó que seguía insistiendo en la expulsión de Melcák. El líder de la formación, Jirí Paroubek, recalcó que esa decisión podía tomarse en el Congreso del Partido a celebrarse en marzo próximo.

El senador por el partido democristiano, Petr Pithart, considera que lo que ocurre en la Socialdemocracia testimonia que ese partido no se ha conformado con su fracaso en las últimas elecciones generales.

Según Pithart, al encontrarse la Socialdemocracia en la oposición, la disciplina partidista fue aflojándose y ello continuará siendo así. Probablemente, ya no será un equipo firme como en los tiempos en que la Socialdemocracia estaba en el gobierno y cuando ninguno de los miembros de esa formación se atrevía a oponerse a la dirección del partido.