Mejora la salud de las empresas checas

r_2100x1400_radio_praha.png

Las empresas checas empiezan a disfrutar de una mejor salud económica, situación que no han conocido durante varios años.

En las empresas checas aumenta la productividad del trabajo y disminuye el endeudamiento. El economista Petr Bischof de Czech Rating Agency que evalúa la atracción de las empresas nacionales para los inversores, afirma: "De los 16 indicadores que reflejan la salud de las firmas checas, 15 han mejorado y apenas uno se mantiene sin cambios. Por primera vez en tres años, los resultados de las empresas han puesto en evidencia una mejora global."

¿Quién protagoniza este cambio? Estos resultados positivos en el sector productivo se deben cada vez más a las fábricas construídas o adquiridas por propietarios extranjeros. Las firmas controladas por el capital extranjero generaron en el primer semestre del presente año el 40 por ciento del total de los beneficios de la industria nacional. Las inversiones programadas por sus propietarios extranjeros permiten augurar que su participación en la generación de lucros seguirá aumentando.

Mientras tanto, debido a la limitación de su producción y a las bancarrotas, viene disminuyendo el peso de los tradicionales gigantes industriales de cuya precaria situación testimonia el retraso de los salarios. Sin embargo, lo que resta de los antiguos colosos tras su adelgazamiento también registra cierto cambio para mejor. Ello se debe en considerable parte a la labor de instituciones estatales, como el Banco de Consolidación y su Agencia de Revitalización. Un ejemplo de la revitalización exitosa es la fábrica de camiones Tatra, de Koprivnice, que tras un largo tiempo vuelve a incrementar significativamente su producción.