Maldecir en checo con decencia

Osel, foto: Florent Pécassou, CC 3.0
0:00
/
0:00

Hay ocasiones en la vida, que a veces nos hacen soltar un taco. Simplemente, uno de vez en cuando tiene que descargar emociones. Además, un sondeo científico demostró que soportamos mejor el dolor al maldecir un poco. Así que en la actual edición de ´Hable Checo con Radio Praga` tocamos un poco el tema del lenguaje coloquial, pero con toda la decencia posible.

Foto: Barbora Kmentová
-Sakra, to je ale strašné počasí-.

Sí, sí. El tiempo es horrible, pero ¿qué querías decir con la primera palabra?

-Sakra-, es un taco de lamento en checo. Al no salirnos algo bien, se suele soltar esta palabra, entre otras, por supuesto. Y se ha automatizado tanto que poca gente ya se da cuenta de su significado original. Proviene de la palabra latina sacramentum, y dado que al utilizarla en ese contexto resultó ser moralmente inaceptable, es decir, una palabra tabú, surgieron muchas modificaciones como -safra-, -safraporte-, -sakryš-...

Krucifix, foto: Johnny Maroun, Stock.XCHNG
De hecho, muchas expresiones así tienen que ver con palabras religiosas. En el mismo contexto se utiliza también crucifijo -krucifix- y por la misma razón surgieron variaciones como -krucinál-, -krucipísek- o simplemente -kruci-. Y si quiero insultar a alguien en checo no utilizando algo demasiado vulgar, que es, de hecho, lo que uno aprende como más rápido de un idioma extranjero, entonces, ¿qué le digo?

Puedes llamarle, por ejemplo, -prevít-, que actualmente se considera una palabra aceptable para un desgracidado. Sin embargo, deriva de la expresión -prevét- que fue un tipo de váter de la Edad Media.

Pues, vaya cómo se las llama a las personas aquí. Pero esta palabra también proviene del latín, de la palabra privatus. Parece que el checo es un idioma muy formal y decente y que maldecís solo en idiomas extranjeros...

Bueno, por supuesto que tenemos en checo palabras más y menos vulgares. Por ejemplo, para personas malvadas puedes utilizar, por ejemplo, -darebák- que originalmente designaba algo inútil. Y hay muchas más. También es interesante que haya una palabra que se adaptó al checo de un apellido de una persona concreta. Se trata de la expresión -grázl-. Jan Jiří Grasel fue un bandolero de Bohemia del Sur que vivió en el siglo XVIII. Parece que fue una persona muy mala, ya que su nombre se fijó para denominar a un rufián y se utiliza hasta ahora. Así que pórtate bien, para que tu apellido Ferrer no se adapte al checo como algo desfavorable.

Pecivál, foto: archivo de Radio Praga
Bueno, a mí mi novia me suele llamar de vez en cuando -pecivál-. Nunca he investigado de qué deriva.

Me imagino que te lo habrá dicho cuando estábas tumbado en el sofá sin ganas de ayudarla con la vajilla, ¿verdad?

Exacto. ¿Cómo lo sabes? ¿Hay una palabra precisamente para eso?

-Pecivál- denomina literalmante a alquien que está tumbado detrás del horno, ya que allí fue adonde se escondían los vagos para descansar en el pasado.

Osel, foto: Florent Pécassou, CC 3.0
Me fijé que en checo se utilizan también palabras animales para insultarle a alguien. Al igual que en español se utiliza la palabra burro -osel-. No sé como se lo ha merecido el pobre animal.

Bueno, en checo utilizamos también otra palabra que me parece más justificada. Se trata de la mosca de burro -hovado-. Sin embargo, uno diría que se utiliza para denominar a personas pesadas, pero es más bien para cualquiera cuyo comportamiento no nos parece muy formal y correcto.

Y ahora, explícame lo del buey, es decir -vůl- en checo. Ya que mucha gente se llama así entre sí, es decir, diciéndose -ty vole-, lo que traducido literalmente significa -tú, buey-. Esto se oye mucho en el habla de los checos, y además se llaman así entre amigos. ¿A qué viene eso?

Jelito, foto: archivo de Radio Praga
Esta expresión se ha automatizado en el discurso de mucha gente, que probablemente ya ni siquiera se da cuenta de que la están utilizando. Se trata, digamos, de una palabra parásito.

También hay palabrotas derivadas de la comida. Por ejemplo, si le dices a alguien que es una morcilla -jelito-, quieres decir que es un torpe. ¿Sabes qué no entiendo? Pese a ser un órgano tan importante para el organismo, por qué a las personas torpes se les suele denominar intestino -střevo-?

Ya sabes que la lengua checa es a veces todo un misterio.

Mám tě po krk, foto: archivo de Radio Praga
Y si quiero mandarle a una persona a freír espárragos en checo, ¿cómo se lo digo?

Bueno, aquí no freímos espárragos sino mandamos a la gente a dar un paseo a la naturaleza. Concretamente, las mandamos a un bosquecillo.

Así que si le digo a alguien vete al bosquete -jdi do háje- ya sabe que me tiene hasta las narices.

Exactamente, solo con la diferencia que en checo te tiene hasta el cuello, lo que se dice -mám tě až po krk-.