M. Zeman y V. Klaus rechazan el bloqueo fronterizo

r_2100x1400_radio_praha.png

El Primer Ministro checo, Milos Zeman, se niega a negociar con Austria bajo presión. Zeman no proseguirá las negociaciones con su homólogo Wolfgan Schüssel sobre la seguridad de la Central Nuclear de Temelín, mientras los activistas austríacos continúen con el bloqueo de tres pasos fronterizos con la República Checa.

"Insisto en mi postura anterior y no sé por qué repetirla por enésima vez. Si los bloqueos continúan, aunque sea en un solo paso fronterizo, no veo razón para seguir negociando con la parte austríaca," expresó ayer lunes Milos Zeman.

Más tarde, el Primer Ministro declaró en entrevista para una estación de radio privada que el plazo de las negociaciones con el canciller austríaco, fijado para la última semana de noviembre, se irá postergando paralelamente con la continuación de los bloqueos en las fronteras checo-austríacas. "?Por qué tratar con un gobierno débil e incapaz de asegurar la permeabilidad de sus fronteras?" expresó Milos Zeman, agregando que el Gobierno checo no cambiará su decisión sobre la puesta en marcha del primer reactor de la planta de Temelín ni sobre la activación del segundo reactor programa para el próximo año.

Por su parte, el presidente de la Cámara de Diputados Václav Klaus expresó su apoyo a la postura de Milos Zeman, declarando que las negociaciones con la parte austríaca pueden ser reanudas sólo en caso de que se restablezca la normalidad en las fronteras entre Austria y la República Checa.

Václav Klaus repitió asimismo su opinión de que fue errónea la decisión del Gobierno checo de sumarse rápidamente a las sanciones antiaustríacas de la Unión Europea. Pero, a su juicio, la parte austríaca es la única responsable del empeoramiento actual de las relaciones entre ambos países a causa de la puesta en marcha de la planta checa de Temelín.

Autor: Vít Urban
audio