serie

8) La isla de Kampa: la pequeña Venecia praguense

Foto: Magda Hrozínková
anterior episodio
siguiente episodio

La isla de Kampa es uno de los rincones más románticos del barrio de Malá Strana. Por uno de sus lados discurre el río Moldava, mientras que en el otro se encuentra el canal Čertovka. A este lugar dedicaremos un nuevo episodio de la serie “Lugares de Praga con Historia”.

Foto: Ondřej Tomšů

La isla de Kampa es un lugar apacible en el corazón de la capital checa donde tradicionalmente han vivido numerosos actores, compositores y otros artistas. Con un bote, es posible navegar por el canal Čertovka, una actividad que le dio a la isla el sobrenombre de la Venecia praguense.

El barquero Zdeněk Bergman piensa que desde el río Moldava uno tiene una visión panorámica de Praga inigualable. Hoy en día, Bergman organiza paseos turísticos por el río con explicaciones en más de 20 idiomas. En sus comienzos, en 1993, llevaba a los turistas precisamente por Čertovka, como contó para Radio Praga Internacional.

Foto: Ondřej Tomšů

“Conseguí mis primeros ingresos recogiendo manzanas y uvas en el norte de Italia. Con ese dinero me compré un motor de remolque y en unos botes viejos empecé a ofrecer paseos por el canal Čertovka. Desde el principio, con explicaciones para los turistas para mostrarles el espíritu de Praga”.

Puente de Carlos,  foto: Ondřej Tomšů

El río Moldava esconde secretos incluso para los praguenses. Gracias al barquero Zdeněk Bergman, podemos conocer un túnel acuático y restos de las construcciones más antiguas que se conservan de Praga.

“Ahora nos encontramos en el embarcadero llamado del puente de Judit, donde se encuentra también el museo del puente de Carlos. Aquí es posible ver un largo túnel al que le decimos el subterráneo acuático de la Ciudad Vieja. Estas son las cosas más antiguas que podemos ver en el casco histórico. Hay aquí un arco del puente de Judit del año 1169, el monasterio de los Canónigos de la Santa Cruz de la Estrella Roja del año 1252, el arco inicial del puente de Carlos, y otro arco que cubre el espacio entre el puente de Judit original y el puente de Carlos”.

Foto: Ondřej Tomšů

En este largo túnel acuático subterráneo, que ni siquiera conocen los praguenses, tiene su puerto la empresa Pražské Benátky. Allí se encuentran anclados ocho barcos. Son copias de los barcos originales que navegaban el Moldava a finales del siglo XIX, inspirados a su vez en los botes sencillos sin camarotes que en el siglo XVI recorrían el río entre České Budějovice y Praga.

Desde el subterráneo del puente de Carlos hasta el canal Čertovka

Foto: Ondřej Tomšů

A bordo del barco “Araña de agua” navegamos desde la Ciudad Vieja en dirección a Malá Strana y la isla de Kampa. A pesar de ser denominada como “isla”, desde un encauzamiento del canal Čertovka en 1915, Kampa está conectada a tierra y es más bien una península.

El Čertovka es un canal de 740 metros que fue construido por petición de la Orden de los Caballeros de Malta para ayudar a la propulsión de los molinos de Malá Strana. Zdeněk Bergman nos relata cómo en el pasado en esta solo había viñedos y jardines.

Zdeněk Bergman,  foto: Ondřej Tomšů

“Todas las islas de Praga son de sedimentos arenosos. El Čertovka siempre ha estado separando Kampa de Malá Strana y en el siglo XII se acabó formando una fosa de arena. Hacia la primera mitad del siglo XIX esto se conocía como el canal de Rožmberk. Kampa se estabilizó tras el incendio de Malá Strana en 1541. Ardieron las casas y los restos de las ruinas se llevaron a Kampa. A lo largo del siglo XVI se fueron construyendo aquí algunas casas de burgueses, mientras que otras islas de Praga no fueron habitadas hasta el siglo XIX”.

Čertovka,  foto: Magdalena Hrozínková

Según la leyenda, el nombre Čertovka, que procede de la palabra “diablo”, surgió a partir de una vecina de muy mal carácter que solía lavar la ropa en el canal. En aquel entonces, Kampa era un lugar de lavanderas, molineros, alfareros y otros artesanos. Había mercadillos y hasta el día de hoy funciona un taller de cerámica.

En el pasado llegó a haber nueve molinos, pero hoy en día solo se conservan tres, que todavía pueden ser apreciados por los caminantes que quieran dar un paseo por la zona.
No obstante, los profesionales que hoy dominan la zona son los pescadores, indica Bergman.

El molino Velkopřevorský de Kampa,  foto: Magdalena Hrozínková

“El Čertovka funciona incluso como mercado de pescado. En el Moldava por los alrededores del puente de Carlos hay muchos peces. Los pescadores, que le dan a Praga un color especial, consiguen grandes capturas. Intentamos cuidar de los viajes pescadores, algunos tienen más de 90 años y llevan más de 50 pescando aquí. Para mí forman parte de la memoria viva de Praga”.

Foto: Ondřej Tomšů

De acuerdo con Bergman, el Čertovka también sirvió en el pasado a los piragüistas.

“En los años 80 del siglo pasado el Čertovka se reparó y se estrechó unos dos metros por cada lado. Hasta entonces, la Universidad Técnica de Praga tenía aquí un equipo de piragüismo. Había más agua, se hacían entrenamientos y quizás incluso carreras. Nuestros barcos tienen un calado de solo 38 centímetros y eso nos permite ir por canales como el Čertovka y entrar en el subterráneo acuático de la Ciudad Vieja”.

Foto: Ondřej Tomšů

En el Moldava, donde se reúnen una gran cantidad de barcos e hidropedales, en verano el tránsito marítimo es elevado. Pero incluso en lugares tranquilos como el Čertovka hay obstáculos.

“Después de diseñar y construir estos barcos, tuve que ir yo solo por el Čertovka, pasar por debajo del arco acuático hasta el puerto y enseñarles el recorrido a nuestros capitanes. Navegar por aquí requiere destreza. Incluso para los capitanes de grandes naves que a veces vienen a trabajar con nosotros son maniobras difíciles que deben aprender. Además, también deben tener cuidado con los barcos más grandes”.

Čertovka,  Kampa,  foto: Magdalena Kašubová

Dice el barquero Zdeněk Bergman que la atmósfera al navegar por aquí es muy diferente a la de otros ríos europeos.

“El río Sena y París en general son más llanas, igual que Viena y Londres. Praga tiene la ventaja de que navegar por el Moldava es una experiencia 3D. Y por supuesto, si a eso le añadimos una buena comida y una buena cerveza ya puede ser 4D o 5D. Aquí tenemos colinas y torres que ofrecen una visión que no se puede apreciar en otras capitales europeas”.

Foto: Ondřej Tomšů

El parque Kampa y la mansión Werich

El parque Kampa,  foto: Magdalena Hrozínková

La tranquila isla de Kampa, que siempre ha atraído a numerosos personajes conocidos, tiene en su interior un bello parque. En este lugar han vivido personas como el ilustrador Adolf Kašpar, los compositores Josef Mysliveček y Bohuslav Martinů, la pintora Zdenka Braunerová, la cantante Eva Olmerová y, por ejemplo, los actores Eduard Kohout y Josef Vinklář.

Al principio del parque se alza una mansión que lleva el nombre de su habitante más famoso, el actor y dramaturgo Jan Werich. Originalmente, había en el lugar una curtiduría. Pero más tarde, el conde Nostic mandó construir allí una casa para el famoso lingüista e intelectual checo Josef Dobrovský, quien fue profesor privado de la familia Nostic.

Ruth Peterová,  la mansión de Werich,  foto: Magdalena Hrozínková

Sobre el tema explicó algunos detalles más para Radio Praga Internacional Ruth Peterová, guía de la mansión Werich.

“En el pasado, la isla estaba dividida en tres jardines. Uno para la familia Michna, otro para la familia Valdštejn, y el otro para la familia Nostic. En esa época, Kampa estaba considerada como las afueras de Praga, y la familia Nostic tenía su residencia de verano aquí. Pero como querían que Josef Dobrovský viviera aquí todo el año, tuvieron que reformar la casa. En ese momento nació la forma neoclasicista de la mansión que podemos ver ahora. La obra comenzó en 1803 y el constructor fue Jan Palliardi”.

La mansión Werich,  foto: Magdalena Hrozínková

Más tarde, a principios del siglo XX, vivió aquí el historiador del arte Zdeněk Wirth, y también el fundador de los estudios coreanos en Checoslovaquia, Hang Hung-su.

La mansión Werich pertenece al barrio de Praga 1, y desde el año 2015 está administrada, al igual que el Museo de Kampa, por la Fundación de Jan Mládek y Meda Mládková. Las inundaciones de 2002 dejaron el edificio en muy mal estado, por lo que en los últimos ha tenido que pasar por una reconstrucción.

 "En este momento nos encontramos en la planta baja de la mansión Werich, donde se encontraba una de las dos zonas habitables. La otra se estaba en la planta de arriba y en ella vivía Jan Werich. Aquí abajo, donde hoy en día hay una cafetería, vivía el poeta Vladimír Holan”.

La mansión Werich,  foto: Štěpánka Budková

El actor y fundador del Teatro Liberado, Jan Werich, vivió aquí desde el año 1946 hasta su muerte en el año 1980. Durante un corto periodo de tiempo, también residió en el mismo sitio Jiří Voskovec, quien hasta su emigración a los Estados Unidos hizo una gran pareja artística con Werich.

En el sótano se encuentra la parte más antigua que se conserva de la casa. Allí hay una exposición dedicada a la Praga judía y a la leyenda del gólem. En el desván se llevan a cabo obras de teatro y la parte donde vivía Werich está renovada, y ahora es posible visitar una exhibición sobre el Teatro Liberado.

Museo de Kampa,  foto: Magdalena Hrozínková

“Los estudiantes de la Escuela de Cine y Televisión de Praga crearon aquí un pequeño habitáculo. Si lo miras, es como una despensa. A Jan Werich y a su mujer les gustaba tener invitados y ofrecerles algo. Tenían una gran vida social, lo que puede apreciarse también en fotografías. Por aquí pasaban grandes personalidades del mundo de la cultura, como Karel Gott, por ejemplo. En una fotografía vemos a jan Werich con un disco de Gott, que fue un regalo que el cantante le trajo”.

El muro de Lennon,  foto: Magdalena Hrozínková
El restaurante Velkopřevorský mlýn de Čertovka,  foto: Magdalena Hrozínková

Desde la mansión Werich en dirección al puente de la Legión, se extiende un agradable parque, que surgió en los años 40 como un campo de prácticas militares. Pero después de la Segunda Guerra Mundial se le dio su forma actual de jardín inglés.

Si quieren animar su paseo por Kampa, pueden sentarse en algunas de las cafeterías junto al canal Čertovka. Por ejemplo, la cafetería Mlýnská, en el interior de un molino del siglo XII. O en la cafetería Marnice, que como su nombre en checo indica, se encuentra en el antiguo edificio de una morgue. Y ya que están en esta área, no pueden perderse el Museo de Kampa, con una excelente colección del pintor František Kupka. Y por supuesto, el Muro de Lennon, que se hizo famoso por las protestas allí expresadas contra el régimen comunista en el pasado.

14
50.085
14.4081
default
50.085
14.4081