Los servicios para personas mayores son un negocio con perspectiva

Foto: Filip Jandourek

La población checa va envejeciendo. Este hecho lleva al surgimiento en la República Checa de cada vez más compañías que ofrecen servicios a personas de la tercera edad. Se organizan cursos de informática y de idiomas, existen varios centros deportivos con programas específicos y muchas agencias de viajes realizan tours orientados exclusivamente a las necesidades de las personas de más edad.

Foto: Filip Jandourek
Las personas mayores de 65 años representan actualmente el 15% de la población de Chequia. Según indican los demógrafos, antes del año 2050 su número aumentará considerablemente, llegando a más del 30% de la población. Las empresas y otras instituciones no deberían subestimar este hecho, destaca Jitka Langhamrová, de la Escuela Superior de Economía, de Praga.

”Las compañías que lleguen a darse cuenta a tiempo de que les conviene centrar sus actividades en personas de la tercera edad tendrán de seguro una gran ventaja ante las demás. En este contexto cabe recordar el éxito comercial alcanzado por la compañía de productos electrónicos Jablotron. Hace unos años fabricó un celular adaptado a las necesidades especiales de las personas mayores y esto le trajo grandes ganancias”.

Al paulatino envejecimiento de la población checa van reaccionando las cadenas comerciales y tiendas alimentarias, así como las agencias de servicios sociales y de salud. Los servicios a personas de la tercera edad se convierten en un negocio con perspectiva. En este aspecto, el turismo y la balneoterapia son los sectores que más se orientan últimamente en Chequia a los clientes de la tercera edad, indica Jan Papež, vicepresidente de la Asociación de Oficinas de Turismo de la República Checa.

”Los jubilados son clientes de todos los sectores de la sociedad. Hay entre ellos personas de menos recursos a los que ofrecemos por ejemplo un fin de semana en un centro termal con tratamientos de balneoterapia. Otros clientes de la tercera edad compran viajes a países lejanos y exóticos para ellos y están dispuestos a pagar elevadas sumas para disponer de los servicios deseados”.

Jan Papež, foto: Matěj Pálka
Más de 2.000.000 de checos aprovecharon en 2013 los servicios de agencias de turismo para salir de viaje. Unos 500.000 clientes de este número global, o sea una cuarta parte, eran personas de la tercera edad. Las agencias suponen que su número se irá incrementando y en un próximo futuro alcanzará el 35% de todos los clientes. Muchas oficinas de viajes tratan de incluir en sus ofertas hoteles y otros centros de alojamiento en cuyas proximidades haya algún centro sanitario.

En lo relativo a los servicios a las personas de la tercera edad, Chequia podría inspirarse en la vecina Alemania donde, por ejemplo, una de las cadenas comerciales adaptó sus servicios completamente a esta generación de consumidores. Los productos alimentarios que vende son más baratos, los datos sobre su origen, contenido y fecha de caducidad están escritos con letras más grandes. Además, al hacer compras las personas pueden descansar un rato directamente dentro del comercio donde tienen instalados varios banquillos.