Los romanos en Moravia

r_2100x1400_radio_praha.png

Los hallazgos arqueológicos de los últimos años nos obligarán, al parecer, a rectificar los manuales de historia. Según los libros de historia, la frontera septentrional del Imperio romano coincidía oficialmente con el curso del río Danubio, pero hoy en día sabemos que en determinados períodos los romanos dominaron todo el sur de Moravia, es decir parte oriental de la actual República Checa.

Jaroslav Tejral del Instituto de Arqueología de la Academia Checa de Ciencias evalúa los nuevos descubrimientos en los siguientes términos: "Los sorprendentes hallazgos de los últimos tiempos proyectan una nueva luz sobre la extensión y la importancia de la presencia romana en el territorio checo. La parte meridional del país había estado expuesta a la influencia directa de la cultura romana," afirma el científico.

Los modernos procedimientos arqueológicos, incluído el levantamiento aéreo, proporcionaron a los científicos sorprendentes descubrimientos. Los pilotos han descubierto campamentos militares romanos desconocidos: en el sur de Moravía había una veintena de ellos, el más norteño es el situado cerca del actual pueblo de Modrice, en las cercanías de la metrópoli morava Brno. El mayor número de campamentos se concentraba al pie del cerro Hradisko, al sur de la actual Brno.

"Se trataba de la mayor concentración de instalaciones militares romanas entre el Rhin y el Danubio. De los hallazgos arqueológicos se puede deducir que en el territorio de la actual Moravia pasaban el invierno unos 20 mil soldados romanos, mientras que en verano, durante las campañas militares, los campamentos albergaban unos cien mil," explica el arqueólogo.

La colosal fortaleza existente entonces en la cima del cerro Hradisko, en Moravia del Sur, se parecía más bien a una urbe fortificada. Disponía de termas con conductos calefactores y de talleres, en la casa del comandante de la fortaleza el dispositivo calefactor estaba instalado en los suelos. Los arqueólogos están explorando ahora los restos de las antiguas termas.

Hoy en día los científicos están seguros de que en el cerro Hradisko se levantaba durante las guerras marcómanas, en la segunda mitad del siglo segundo de nuestra era, una extensa base militar romana. Una de las hipótesis que explica los nuevos hallazgos es la siguiente:

El ilustre emperador Marco Aurelio quería fundar una nueva provincia romana al norte del Danubio. Desde la ciudad romana Vindobona, la actual Viena, dirigía operaciones militares en Eslovaquia Meridional y Moravia del Sur. Hradisko era probablemente la fortaleza central y debía convertirse, al parecer, en el principal centro administrativo de la futura provincia romana.

Pero el ambicioso proyecto no se materializó.Marco Aurelio falleció - o según algunos historiadores fue asesinado - en Vindobona. Su hijo Comodus optó por otra táctica: sobornaba a los caciques de las tribus bárbaras y trataba de hacer las paces con ellos. Hradisko perdió su importancia y durante centenares de años fue un cerro cubierto de viñedos que no llamaba la atención.

Los más recientes hallazgos arqueológicos han puesto en evidencia que en la fortaleza romana de Hradisko mandaban jefes militares de alto rango. Los arqueólogos han encontrado un fragmento de una coraza de plata y parte de una armadura con el nombre de Brutius grabado. No queda descartado se trate del nombre del jefe militar y suegro del propio Marco Aurelio.

Los arqueólogos han explorado hasta el momento tan sólo una minúscula parte de la superficie de la antigua fortaleza romana de Hradisko- apenas un 5 por ciento. No quedan por tanto descartados nuevos y sorprendentes hallazgos.