Los populistas de Europa Oriental ampliarán filas dentro de la UE

r_2100x1400_radio_praha.png

Jorg Haider y Jean Marie Le Pen, destacan entre los populistas del Viejo Continente, no obstante tras la ampliación de la Unión Europea todo parece indicar que la política populista se verá fortalecida con los seguidores de Europa Central y Oriental.

A la Unión Europea se sumarán, este Primero de Mayo, los habitantes de ocho países poscomunistas. Los referendos celebrados a lo largo del año pasado demostraron que la mayoría de los ciudadanos está a favor del ingreso en la Europa comunitaria. Sin embargo, existen políticos populistas con un discurso muy diferente al de los que promueven la unidad europea.

Los populistas de Europa Central y Oriental rechazan todos los avances logrados tras el fin de la "Guerra Fría". Muchos analistas advierten que la fuerza que empiezan a ganar, por ejemplo en Polonia, es un asunto que no se puede menospreciar.

El moviento Autodefensa de Andrzej Lepper es una de las formaciones políticas con mayor apoyo entre los electores polacos, según demuestran los sondeos más recientes.

Por su parte, el destituído presidente de Lituania Rolandas Paksas, se mantiene activo dentro de las fuerzas populistas de su país. Y en Estonia los populistas reunidos cerca de la formación Res Publica van ganando terreno entre la población.

Vladimír Meciar
En Eslovaquia, el ex primer ministro Vladimír Meciar, perdió las elecciones presidenciales, pero su Movimiento por una Eslovaquia Democrática goza de gran respaldo entre los electores.

La República Checa sigue siendo la excepción ya que del escenario político desapareció el populista Partido Repúblicano de Miroslav Sládek, pero de acuerdo con el politólogo Ladislav Cabada, ese papel queda muchas veces en manos de los comunistas.

Cabada advierte que el populismo no se debe menospreciar porque se aprovecha de los momentos de inestabilidad y en los últimos quince años de preparación para el ingreso en la UE ha existido cierta inseguridad y llegarán todavía momentos de tensión, que podrían fortalecer el discurso populista.