Los niños checos no van a la escuela desde hace una semana

Foto: Lucie Hochmanová, ČRo

La República Checa cerró las escuelas hace una semana como medida para reducir los contagios de COVID-19. Las clases se imparten a distancia y aumenta la incertidumbre sobre el nivel de la educación.

Robert Plaga, foto: Michaela Danelová, Archivo de ČRo

El ministro de Educación, Robert Plaga, pidió disculpas hace una semana atrás a los padres de familia por el cierre de las escuelas. Ante las cámaras de televisión dijo que jamás había imaginado que desde su cargo respaldaría una medida semejante, pero comprendía que era necesario e indispensable.

La introducción de las clases a distancia se vio acompañada de una serie de problemas durante la primera ola del nuevo coronavirus en primavera. Entre las mayores dificultades destacaron malas conexiones de internet, la falta de computadoras paras los estudiantes y la inexperiencia de los maestros en las nuevas tecnologías.

Tomáš Zatloukal de la Inspección Escolar dijo a la Radio Checa que desde aquella situación han cambiado y mejorado mucho las cosas. Una serie de instituciones oficiales se han sumado a programas de ayuda a los niños de familias de bajos recursos como, por ejemplo, la Agencia para la Inclusión Social, los Departamentos de Protección Social y Legal de la Infancia, y varias Organizaciones No Gubernamentales.

Tomáš Zatloukal, foto: Kateřina Cibulka, ČRo Plus

De acuerdo con Zatloukal, perdura el problema de la conectividad, que perjudica a las familias más desfavorecidas de la sociedad, cuyos niños no pueden participar en las clases a distancia.

„El Estado puede desempeñar un papel activo en lo referente a la conectividad, porque esto representa uno de los mayores problemas que enfrentan estudiantes y educadores. Los maestros utilizan sus conexiones privadas para acceder a los materiales que usarán en las clases”.

En declaraciones a la Radio Checa, Zatloukal recordó que cada vez más países conceden conexiones de internet gratuitas a las escuelas, maestros y estudiantes, pero que es necesaria la cooperación de varios ministerios, instituciones gubernamentales y los proveedores de servicios de internet.

Debido a la falta de conectividad, miles de niños no participaron en las clases a distancia durante la primera ola de coronavirus, y ahora se busca la participación de todos.

Los expertos en seguridad advierten sobre las amenazas que pueden poner en riesgo las clases a distancia. La Organización No Gubernamental EDUin, dedicada al análisis de la enseñanza, ha indicado que el nivel de las clases a distancia responde a las exigencias generales del sistema educativo del país, pero que falta protección a la hora de utilizar internet y las redes, tal y como dijo a la Radio Checa el especialista Miroslav Hřebecký.

“A las conferencias virtuales se suman muchas veces personas ajenas invitadas por los estudiantes que se aburren y tratan de boicotear las clases. También se da el caso de que la escuela, por desconocimiento, no protege los datos confidenciales y publica las contraseñas para las clases a distancia en la web escolar”.

Foto ilustrativa: aneb13, Pixabay / CC0

Los especialistas coinciden en que los peligros que acechan en el mundo de la informática siguen siendo la asignatura pendiente de los centros de enseñanza, instituciones públicas y sociedad en general.

Otra situación difícil que aparece con las clases a distancia es el papel de los padres. En los niveles inferiores de enseñanza como, por ejemplo, el primer grado, los niños necesitan un alto grado de dedicación, pero muchos padres no pueden hacerlo porque tienen que emplear gran parte del tiempo a las obligaciones que derivan del teletrabajo.

La peor situación la llevan los padres de niños pequeños que trabajan en los hospitales, escuelas, Cuerpo de Bomberos, Policía y otros departamentos del sistema coordinado de seguridad.

El Gobierno ha aplicado una excepción para que en las diferentes regiones del país continúen abiertas algunas escuelas que atienden a los hijos de este tipo de trabajadores que se encuentran en la primera línea de la lucha contra el coronavirus.

De acuerdo con estimaciones del ministro de Salud, Roman Prymula, las escuelas podrían abrir nuevamente a partir de noviembre.

palabra clave:
audio