Los gitanos abandonan la República Checa

Les Roms tchèques quittent le pays, photo: CTK

El número de gitanos checos que solicitan asilo en Gran Bretaña ha aumentado notablemente en los últimos meses. Los que solicitaron asilo y su solicitud fue rechazada, no deberían tener el derecho de percibir prestaciones sociales tras su regreso a la República Checa, así sostiene el primer ministro Vladimír Spidla.

Los gitanos abandonan la República Checa, Foto: CTK
Durante julio solicitaron asilo en Gran Bretaña 180 gitanos, casi tres veces más que el año pasado en ese mismo mes. El primer ministro checo, Vladimír Spidla, exhortó a los gitanos a que no se marchen al extranjero, ya que con su partida no solucionarán los problemas que tiene la etnia romaní en el país.

La portavoz del gobierno, Anna Stárková, sostuvo que el gabinete se da cuenta de que la situación de los gitanos dentro de la sociedad checa es a veces difícil y que existen pruebas de rascismo y discriminación en la RCh.

"El gobierno tratará de seguir desarrollando aquellos programas de integración que daban buenos resultados. Apoyará a los asesores de la etnia gitana y procurará reforzar la protección de los gitanos ante la criminalidad como es por ejemplo la usura en las comunidades gitanas."

La emigración de los gitanos empezó en el año 1997. Los gitanos primero solicitaban asilo en Canadá. Tras la implantación de visados entre la RCh y ese país norteamericano, en la actualidad generalmente parten para Gran Bretaña.

Los gitanos abandonan la República Checa, Foto: CTK
El Estado quiere impedir que las familias gitanas aprovechen su solicitud de asilo para pasar vacaciones en el extranjero disfrutando de las ventajas que les ofrece el sistema de asilo británico. Si los gitanos no consiguen el asilo, regresan a la RCh donde cobran prestaciones sociales del Estado por todo el periodo de su ausencia en el país. El Primer Ministro checo espera que la propuesta del cambio del sistema de prestaciones sociales pueda solucionar este problema.

Muchos gitanos que estaban a punto de abandonar la República Checa devolvieron este jueves sus billetes de viaje, ya que en los últimos días las autoridades migratorias alemanas no dejaron entrar a su país a decenas de gitanos. Éstos no portaban suficientes medios financieros y los alemanes sospechaban que los pasajeros querían solicitar asilo.