Lluvia de palabras en el Instituto Cervantes de Praga

Foto: Carlos Ferrer

Palabras como amor, sonrisa, bailar, chocolate o chévere llovieron del cielo frente al Instituto Cervantes de Praga. Se trataba de la celebración del Día del Español, el Día E, cuya versión checa ofreció a los amantes de la lengua teatro, una clase de español y ante todo buen ambiente.

Lluvia de palabras
A la hora de escoger sus palabras españolas preferidas, los checos se han decantado por ‘fiesta’, ‘zanahoria’ y ‘saltamontes’. Como el resto del mundo, también los estudiantes de español de la República Checa votaron por sus palabras favoritas a través de Internet e incluso tuvieron la oportunidad de ilustrar su elección con un vídeo.

Amor, bailar, chocolate, chévere...
De hecho la palabra fue el protagonista principal del Día del Español, el Día E. Palabras cubrían por fuera y por dentro el Instituto Cervantes de Praga el sábado de la celebración, y el disparo de salida lo marcó precisamente una espectacular lluvia de palabras inscritas en papeles de colores.

Previamente, un grupo de voluntarios había estado repartiendo por la ciudad pequeñas dosis de vocabulario, como nos explica el director del Instituto Cervantes de Praga, Pedro Moya.

“Han llegado esta mañana temprano y con su presencia llamativa de las camisetas con el Día del Español se han repartido por el centro de Praga. Se les ha entregado folletos con las actividades de hoy y se le ha regalado a cada transeúnte unos imanes. Cada uno contiene una palabra, que son las palabras que se encuentran aquí en la fachada. Se han repartido miles de imanes por las calles y se les ha invitado al acto de esta mañana”, nos contó Moya.

Clase cero
Una de las actividades más destacadas de la jornada fue la presentación de una original clase cero de español, que por la asistencia masiva de público tuvo que celebrarse en la sala de exposiciones del edificio. Moya nos resume los objetivos de este punto del programa.

Actuación de Luces de Bohemia
“Lo que se pretende es, de una manera muy extractada, ofrecer, enseñar y aproximar a la sociedad de aquí de la República Checa y de Praga lo primerísimo que se debe enseñar en español para una persona que no sepa absolutamente nada. Se les va a dotar en quince minutos de algunos elementos de lo que es importante de la lengua y de la actitud que deben tener ante ella”, subrayó.

Pedro Moya eligió como palabra preferida ‘encuentro’, y de hecho el Día E se vivió como una fiesta y punto de reunión para todos los que, de alguna manera, se hallan vinculados con el español. El acompañamiento gastronómico de cerveza checa y tortilla española fue rematado por la actuación del grupo literario-teatral Luces de Bohemia, que representó en el abarrotado salón de actos del Cervantes una serie de piezas cortas humorísticas centradas en la difícil relación entre hombres y mujeres.

Autor: Carlos Ferrer
palabra clave:
audio