Llega a la RCh una función del GPS que permite sortear atascos y accidentes

A partir del año que viene los checos podrán utilizar el GPS de sus autos para evitar los lugares afectados por accidentes o atascos. Se trata de la tecnología RDS-TMC, que ya funciona en la mayor parte de Europa. Más información con…

Los automovilistas checos contarán con la función RDS-TMC. Este sistema permite al GPS del auto recibir información sobre accidentes y atascos, de manera que pueda orientar al conductor para evitarlos.

El RDS-TMC ya se usa en casi toda Europa Occidental y hasta el momento ha funcionado en la República Checa en modo de pruebas, y tan solo en algunas zonas de Praga. A partir de ahora el sistema se extenderá primero a las carreteras y autopistas más importantes y a partir del año próximo se espera que cubra todo el país.

El sistema funciona de manera sencilla: la policía o los bomberos reportan a la central los accidentes y atascos. Desde la central se emite la información mediante unas ondas de radio que cualquier GPS equipado con esta función es capaz de reconocer.

Gracias a esta nueva tecnología se facilitará la circulación por el país no solo a los checos, sino también a los extranjeros, como nos cuenta el responsable del Ministerio de Transporte encargado del proyecto, Jaroslav Zvára.

„La Información llega al dispositivo de manera que no depende para nada de la lengua. Un accidente aparece igual en checo y en inglés porque funciona con un código“, afirmó Zvára.

El proyecto sufre todavía de algunos inconvenientes, como es el detalle técnico de quién se va a encargar de las emisiones de radio. Actualmente se prestan este servicio la Radio Checa y una empresa privada. Sin embargo, en el futuro será necesario reducir las emisoras a una, según nos informa el director de Radiožurnal, Alexandr Picha.

“Para que no se llega al caos en la navegación, para que no se llegue por casualidad a que la información de emisoras privadas o de redes en pruebas pueda divergir”, explicó Pícha.

La capacidad de recibir la información por RDS-TMC forma parte del equipamiento normal de los automóviles modernos y cuentan con ella unas 200.000 personas en la República Checa.