Líder comunista pone a disposición su cargo tras desastre electoral

Войтех Филип, фото: Михаела Данелова, Чешское радио

El líder comunista checo, Vojtěch Filip, ha anunciado que pone a disposición su cargo tras la desastrosa derrota que sufrió su agrupación en las recientes elecciones regionales y senatoriales.

Otrora la tercera fuerza política del país, los comunistas han empezado a perder seguidores en la sociedad checa, tal y como lo demuestran los resultados de diferentes comicios celebrados en el país.

Vojtěch Filip, foto: Filip Jandourek, ČRo

En las últimas elecciones generales de 2017 recibieron menos del 8 % de los votos y fueron superados por el partido Pirata y por el de la Libertad y la Democracia Directa. Ocuparon el quinto lugar de un total de nueve agrupaciones que consiguieron llegar a la Cámara Baja.

En los comicios regionales de la semana pasada consiguieron solo 13 escaños a nivel nacional. Esto quiere decir que perdieron 73 escaños ganados en los comicios regionales anteriores, mientras que en las elecciones al Senado ninguno de sus candidatos ha pasado a la segunda vuelta.

“Estoy barajando la posibilidad de continuar, pero tengo que tomar en cuenta mi estado de salud y la situación familiar. Pero por otro lado cuento con el apoyo de los militantes del partido y no quiero decepcionarles”.

El líder comunista, Vojtěch Filip, y los vicepresidentes del partido anunciaron este martes que pondrán a disposición sus cargos en la reunión del Comité Ejecutivo de dicha agrupación el viernes. No obstante, Filip considera probable que de nuevo luche por el cargo en las elecciones que tendrán lugar en el congreso partidista planeado para noviembre, según dijo a la Radio Checa.

El diputado comunista, Jiří Dolejš, dijo a la Radio Checa que estaría a favor de una renovación de la dirección partidista.

Jiří Dolejš, foto: Filip Jandourek, ČRo

“A título personal puedo decir que me gustaría ver gente joven, energía nueva. Para que en la dirección se note que caminamos hacia adelante y no que miramos atrás”.

Lukáš Jelínek, analista político de la Academia Democrática Masaryk, estima que el Partido Comunista es conservador y no tiene la costumbre de hacer cambios radicales, y esta puede ser una de las razones por las cuales el líder Filip experimentó una disminución de votantes en los últimos años.

A pesar de la pérdida de votos, los comunistas han tenido un gran protagonismo en el gobierno minoritario de coalición integrado por el movimiento ANO y el Partido Socialdemócrata, encabezado por el primer ministro Andrej Babiš. Gracias al apoyo de los comunistas el Ejecutivo ha podido funcionar, pero constantemente condicionado y bajo la amenaza del retiro del respaldo comunista.

Lukáš Jelínek, foto: ČT 24

Vojtěch Filip, en el Partido Comunista desde 1983, es una de las cabezas visibles de la política checa. Consiguió alcanzar el máximo cargo constitucional después de la derrota del régimen comunista durante la Revolución de Terciopelo de 1989. Con ciertas pausas ha sido vicepresidente de la Cámara de Diputados durante casi 15 años, y primer vicepresidente de la misma desde junio de 2018.