Legendaria gimnasta checa cumple sesenta años

Vera Caslavska

La mejor gimnasta checa de todos los tiempos, Vera Caslavska, cumple este viernes sesenta años. Sin embargo, quien a finales de los sesenta fuera considerada una de las deportistas más populares del mundo, celebra su cumpleaños sola.

Vera Caslavska
Siete veces campeona olímpica, una de las veinte mejores deportistas checas del siglo XX, querida por políticos, admirada por los señores e inolvidable para toda una generación de checos. Todos estos apelativos acompañan a una mujer que con éxitos y simpatía supo ganarse el corazón de millones de personas en el mundo.

Vera Caslavska comenzó a triunfar a temprana edad. Cuando tenía 22 años se convirtió en la gran atracción de los Juegos Olímpicos de Tokio '64, al adjudicarse un total de tres medallas de oro. Cuatro años más tarde, en los Juegos Olímpicos de México, Caslavska dejaría perplejo al mundo tras superar la hazaña de Japón y conseguir cuatro preseas de oro, una meta insuperable en aquellos años.

México no sólo significó para Caslavska su salto a la fama, también fue el inicio de una nueva etapa en su vida amorosa. Tras finalizar las Olimpíadas y ante unos 100 mil admiradores en la Catedral de la capital mexicana, la gimnasta checa contrajo matrimonio con el atleta checo Josef Olozil.

Sin embargo, la vida de Caslavska tuvo un triste desenlace. Poco después de regresar de México, cuando se encontraba en lo más alto de su carrera deportiva, fue perseguida por el régimen comunista checoslovaco por ser una de las signatarias del manifiesto "Carta 77" que exigía reformas políticas en el país.

Desde hace varios años Vera Caslavska se refugia en un centro asistencial donde trata de recuperarse de una profunda depresión y ha desaparecido por completo de la vida pública. Vera Caslavská explicó que llevar una vida intensa como la suya puede conducir a cualquiera a abandonarlo todo... "hoy prefiero estar sola", decía Caslavska.