Las Iglesias checas piden la condonación de deudas

r_2100x1400_radio_praha.png

La Conferencia Episcopal Checa y el Consejo Ecuménico de las Iglesias organizarán una recolecta de dinero cuyo producto se destinará a los países más pobres. Altos representantes de las Iglesias checas lo han anunciado con motivo de la próxima sesión del Fondo Monetario Internacional y del Banco Mundial a celebrarse este mes en Praga.

En la declaración conjunta que las Iglesias facilitaron a la agencia de noticias CTK, éstas respaldaron las exigencias y las propuestas del movimiento mundial Jubileo 2000 para la condonación de las deudas de los países pobres en vías de desarrollo.Al mismo tiempo manifestaron comprensión hacia las actividades de diversas organizaciones y movimientos que se oponen al FMI y al Banco Mundial, aunque rechazaron la confrontación violenta y los conflictos.

El arzobispo católico Jan Graubner y el presidente del sínodo evangélico Pavel Smetana expresaron la opinión de que el fin del segundo milenio desde el nacimiento de Cristo pueda proporcionar a los países en vías de desarrollo una nueva oportunidad para mejorar sus condiciones económicas y de vida y propiciar el incremento de los recursos destinados a la enseñanza y la asistencia sanitaria.

Según destacaron los representantes eclesiásticos, los cristianos esperan que las deliberaciones de las instituciones financieras mundiales en Praga contribuyan eficazmente a la solución de los problemas más apremiantes de la evolución económica mundial,y con ello también de los problemas sociales y políticos.Exhortaron a los participantes de la cumbre financiera de Praga a buscar soluciones encaminadas a paliar la pobreza y facilitar el desarrollo económico de los países menos desarrollados y también a propiciar formas que impidan el uso abusivo de los fondos orientados a la ayuda económica.