Las garrapatas vuelven a atacar a las personas en Chequia

Foto: Richard Bartz, Creative Commons 2.5

El riesgo de picadura de garrapata es sumamente alto en estos días en la República Checa, advirtió el Instituto de Hidrometeorología nacional. En vista del peligro de transmisión de enfermedades graves como la encefalitis por garrapata y la borreliosis, los médicos recomiendan no menospreciar las medidas de prevención como vacunación y el uso de repelentes al salir a la naturaleza.

Foto: Richard Bartz, CC 2.5
Sufrir una picadura de garrapata puede tanto una persona que viaja al campo, como otra que sale a su jardín o a pasear por un parque en una ciudad. En la República Checa, además, la picadura de ese ácaro conlleva el peligro de contraer la encefalitis por garrapata o la borreliosos. Actualmente ese riesgo alcanzó el séptimo grado de una escala de 10 puntos, o sea que el 70% de las garrapatas están activas.

Mientras que hace unos decenios había en el país sólo dos zonas, la de Jeseníky y Bohemia del Sur, donde había garrapatas que transmitían la borreliosis o encefalitis, actualmente hay garrapatas infectadas en todas las regiones del país. La República Checa encabeza también la lista de países europeos con mayor número de casos de personas que padecen esas enfermedades. Según dijo a la Televisión Checa Rastislav Maďar, miembro del grupo europeo de expertos que estudian la encefalitis por garrapata, los motivos son varios.

“Los motivos del por qué en Chequia se registra el mayor número de casos de encefalitis por garrapata a nivel europeo es que la naturaleza local es un hábitat ideal para esos ácaros. Hay mucha vegetación de la que nadie cuida, lugares húmedos cerca de ríos y riachuelos. Asimismo influyen el clima templado y las especies animales que viven en este país. Las regiones más frías o más secas no son ideales para las garrapatas”.

Foto: archivo de Rastislav Maďar
Se calcula que entre el 5% y el 15% de las garrapatas en Chequia están infectadas de encefalitis y un porcentaje mayor todavía de borreliosis. Pero una persona nunca puede saber si la garrapata que le picó está infectada o no, indican los expertos e insisten en la necesidad de vacunarse. Rastislav Maďar sostuvo que, independientemente de que la vacunación representa una de las medidas preventivas de mayor importancia, son pocos los checos que se dejan vacunar.

“El porcentaje de las personas que se dejaron vacunar contra la encefalitis por garrapata es muy bajo, a pesar de la amplia presencia de las garrapatas infectadas. En Austria por ejemplo, el 90% de la población se sometió una vez al menos a esa vacunación, o sea que recibió una dosis de las sustancias protectoras, lo que llevó a una marcada disminución del número de infectados. En otros países el porcentaje de los vacunados llega a entre el 50% y el 70%. En Chequia a su vez, se deja vacunar contra la encefalitis por garrapata sólo el 23% de los ciudadanos”.

El elevado riesgo de picadura de garrapata a estas alturas del año no es nada excepcional en la República Checa, pero este año se acrecentó más todavía por las relativamente altas temperaturas. En caso de alcanzar el peligro el noveno o décimo grado de la escala de diez, las personas deberían evitar largos paseos por los parques y prados, y entrar en los bosques mixtos o caducifolios. Los especialistas afirman que a partir de este fin de semana el peligro de contraer las enfermedades por garrapata debería comenzar a disminuir nuevamente.