Las elecciones senatoriales afianzan a los partidos de la coalición gubernamental

Bohuslav Sobotka, Milan Štěch, photo: CTK

Las elecciones senatoriales que han tenido lugar este fin de semana hacen perder al Partido Socialdemócrata la mayoría en la Cámara Alta y suponen una redistribución de poder. La segunda ronda de los comicios destaca por su baja participación: un 16,7%.

Los socialdemócratas, foto: ČTK
La segunda ronda de las elecciones senatoriales, celebrada este fin de semana, ha supuesto al mismo tiempo una victoria y un fracaso del Partido Socialdemócrata, actualmente principal formación del Gobierno tripartito.

De los 27 escaños de la Cámara Alta que se han renovado durante estas elecciones, los socialdemócratas han conseguido 10, más que ningún otro partido. Pero si tenemos en cuenta que en esta segunda vuelta habían quedado como finalistas 19 candidatos del partido, algunas figuras destacadas de la formación, el resultado podría considerarse decepcionante.

El líder socialdemócrata y primer ministro checo, Bohuslav Sobotka, se mostró aun así optimista.

Bohuslav Sobotka, foto: ČTK
“En el Senado el Partido Socialdemócrata sigue siendo la agrupación más grande, lo que es una buena noticia para la estabilidad del Gobierno. Lamento el resultado de nuestro colega el ministro de Educación Marcel Chládek, pero fue una derrota ajustada y lo venció un representante de nuestros socios de coalición. También lamento el mal resultado de Alena Gajdušková en el distrito de Zlín, porque hasta cierto punto ha sido una derrota injusta, Gajdušková ha trabajado muy duro en su especialidad”.

El ganador en términos relativos es sin duda el democristiano Partido Popular, también en la coalición de gobierno, que con 5 candidatos elegidos aumenta su número total de senadores a 10 y se convierte en la tercera fuerza política del Senado. Entre los nuevos senadores democristianos destaca por ejemplo Václav Hampl, ex rector de la Universidad Carolina de Praga.

Top 09, foto: ČTK
Por su parte el movimiento ANO, de centro-derecha, obtiene cuatro escaños y deberá negociar con algún otro senador la creación de un grupo parlamentario, cuyo número mínimo de miembros es cinco. De acuerdo con el líder de la formación y ministro de Finanzas, Andrej Babiš, el partido ya se encuentra negociando con Alena Dernerová, de Severočechy.cz.

“Ya hace mucho tiempo que colaboramos con ella en el campo de la Sanidad, así que nos pondremos en contacto con ella. Esperamos que nuestros cuatro senadores y Dernerová formen nuestro grupo parlamentario”.

El democristiano Partido Popular, Foto: ČTK
Por otro lado los Verdes han conseguido llevar a dos de sus miembros a la Cámara Alta, con lo que al sumarse a los tres senadores que ya tenían, podrán formar grupo parlamentario. El Partido Cívico Democrático (ODS), antaño segunda fuerza política del país, sigue manteniendo esta posición en el Senado, con 14 escaños, aunque en esta ocasión solo ha podido renovar un senador, lo que evidencia su progresivo declive.

La mayoría sigue siendo no obstante de los socialdemócratas, con 33 escaños de los 81 con los que cuenta la Cámara. En total los tres partidos que hoy día gobiernan en la República Checa disponen de 44 senadores y por tanto de mayoría absoluta.

Los grandes perdedores se encuentran en los dos extremos del espectro político. Ni el Partido Comunista ni el conservador TOP 09 han conseguido llevar esta vez a ninguno de sus candidatos al Senado.

Participación mínima

Quizás sea por la importancia relativamente baja del Senado o por el sistema electoral, basado en dos vueltas, pero el caso es que la abstención, normalmente alta en este tipo de elecciones, ha sido la mayor de la historia de la Cámara. En esta segunda vuelta solo se han acercado a las urnas el 16,7% del electorado, siendo la participación máxima de un 20% en el distrito de Uherské Hradiště.

Foto: Kristýna Maková
Para elevar el interés de la ciudadanía en la elección de senadores, el primer ministro Sobotka ha propuesto alargar el intervalo entre la primera y la segunda ronda a dos semanas, para que los candidatos puedan intensificar su campaña y dé tiempo a enviar sobres de votación a los electores.

El Senado constituye en Chequia una institución de carácter estabilizador, al renovarse de forma más lenta que la Cámara Baja. Su sistema de elección es también distinto, al no basarse en listas electorales sino en la concurrencia de candidatos para ser elegidos como único senador representante de su respectivo distrito. La votación se realiza en dos vueltas, en la segunda se elige entre los dos finalistas de la primera ronda. Todo esto contribuye a que la distribución de fuerzas del Senado a menudo sea distinta a la de la Cámara Baja.